En las últimas semanas, la comisión de Agricultura de la Cámara baja trabajó con la idea de llegar a un acuerdo con los demás bloques para concluir en un proyecto de ley sobre lechería de mediano y largo plazo.

Mientras tanto, los senadores que integran la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Cámara Alta, que preside Alfredo De Angeli, recibieron al Subsecretario de Lechería de la Nación, Alejandro Sammartino, quién explicó su visión del negocio lechero en nuestro país y en el mundo.

Los fundamentos que el funcionario tiene se pueden definir de la siguiente manera: por un lado asegura que la eficiencia, de la mano de los grupos Cambio Rural coordinados por el INTA, le darán a la actividad un impulso productivo. Por otra parte, aseguró que el negocio lácteo esta concentrado en todo el mundo (en EEUU el 2% de los tambos produce el 50% de la leche) y la Argentina no sería la excepción. Los tambos que cerraron, podrían ser los primeros de una larga lista, por lo tanto, si el tambero no logra ser eficiente, esta condenado a la desaparición.

Pero existen otras visiones, distintas a las de Sammartino, que en los últimos tiempos se ganó muchos enemigos dentro de la dirigencia rural.

Agrolink conversó con Raúl Cata, Presidente de la Mesa Nacional de Productores Lecheros, quién precisó que “no hace falta una ley de lechería, lo que se necesita es que se saquen impuestos y permitan la comercialización mediante un pool de leche, es decir que habría que buscar un mecanismo parecido al de una cooperativa”. Agregó que “hoy las presiones impositivas sobre la multiplicación de eslabones generan un costo que ya no puede tolerar el sector”.

PROMESAS INCLUMPLIDAS

El dirigente de la Mesa de Productores recordó que “al asumir Macri creímos que iba a haber una reunion semanal, dada la urgencia de los productores, pero hace muchos meses que no hay reuniones; en realidad desde el 7 de julio que no hay mas encuentros” con los funcionarios.

Dentro del mundo de la producción primaria, son varios los que levantan la mano para asegurar que hoy el productor está peor que con el gobierno anterior. Al respecto de ésta situación, Cata compartió su parecer y dijo que “al haberse mantenido la situación critica durante éstos meses, estamos peor”.

EL FUTURO PARA LA LECHERIA

La próxima semana se reúne la Mesa Nacional de Productores para analizar varias cuestiones. Una de ellas es la cruel realidad que atraviesan los tamberos del norte de Buenos Aires, que tienen sus campos bajo agua. Pero también se tratará la cuestión de fondo, vinculada a la rentabilidad en el sector: para eso invitarán a las autoridades del Ministerio de Agroindustria para que puedan escuchar de primera mano lo que pasa tranqueras adentro.

“El dialogo no se corto, pero hay mensajes cruzados”, dijo Raúl Cata. Y agregó que “no pueden decir que aumento el precio de la leche como si realmente hubiera aumentado a un precio remunerativo”.

El horno no esta para bollos en el sector lácteo. Muchos recuerdan cuando el presidente Mauricio Macri, ante un público amistoso dijo en la inauguración de la Exposición de la Sociedad Rural que había que resolver el tema de la lechería. Esos mismos, siguen esperando porque aún no pasó nada.

“Las medidas para la lechería se tenían que haber tomado el 11 de diciembre de 2015”

Por último, Cata destacó que se esta “viendo mucha liquidación de hacienda joven, ya cerraron muchos tambos porque no se pude seguir en un negocio cuando se pierde plata”.

El futuro de la lechería es incierto. Sin embargo no sólo hablamos de miles de animales que en lugar de producir van a remate. Lo que está en juego es un sector que produce un bien elemental, que genera trabajo, arraigo y movimiento en la economía. Nadie quiere cerrar su tambo, pero la decisión de mantener el negocio se hace cada vez es mas difícil.