vitivinicultura
El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, junto al presidente del Instituto Nacional de Vitivinicultura, Martín Hinojosa, anunciaron hoy la conformación de una Mesa de Pronóstico de Cosecha que implicará una nueva metodología de cara a la estimación de las próximas cosechas del cultivo de la vid incorporando el aporte de otras instituciones públicas y privadas para obtener mayor precisión en el diagnóstico y sinergia al interior del sector.
“Luego de diversas reuniones y del trabajo coordinado entre las entidades que integran este Ministerio, gobiernos provinciales, entidades vitivinícolas, sector privado y académico, hemos definido como estrategia mejorar el pronóstico de cosecha, algo sumamente importante para la vitivinicultura”, dijo Basterra. “Este cambio, implica sumar entidades que puedan aportar sus conocimientos, su experiencia mejorando así una herramienta fundamental para la toma de decisiones”, añadió.
“En los últimos años el pronóstico de cosecha ha sido responsabilidad única del INV, hoy entendemos que hay que mejorar todas las herramientas con las que contamos, incorporando tecnología e innovación y más actores“, explicó el titular del INV.
“La finalidad de esta mesa es que el pronóstico tenga mayor solvencia, una mirada integradora, a los efectos de obtener una herramienta lo más cercana a la realidad, incorporando principalmente la tecnología como gran aliado a la industria vitivinícola argentina”, amplió Hinojosa.

 

De acuerdo a los últimos datos brindados por el Instituto Nacional de Vitivinicultura, la exportación total de vinos en los primeros siete meses de 2020 superó los 237 millones de litros que representa un aumento del 46,3% con respecto a 2019. Se trata de la cifra más alta desde 2015 en las exportaciones de vinos totales para el periodo de 7 meses.

También las exportaciones de mosto concentrado han crecido durante este período del año, llegando a las 76.097 toneladas.

Entre enero y julio de este año, se incorporaron 83 nuevos exportadores con 173.000 hl de vino que no habían exportado durante 2019.

En este contexto de pandemia, Argentina ha mantenido la calidad de sus productos y con vocación emprendedora ha ganado dos puestos en el ranking de países exportadores de vinos, pasando de 11 a 9.

“Ganar nuevos mercados es una de las mayores claves para que el sector en su conjunto pueda crecer, sobre todo teniendo en cuenta que el 59% de los viñedos del país son menores a 5 ha”.