El arrendamiento agrícola promedio en la provincia de Córdoba para la campaña 2020/21 se estima en 10,8 quintales de soja por hectárea, lo que representa una caída de 0,3 quintales respecto a la campaña pasada, indica la Bolsa de Cereales de Córdoba.

Sin embargo, como consecuencia del mayor precio esperado a cosecha de la soja, el valor de los alquileres en dólares se mantendría prácticamente constante, con un aumento proyectado de USD 1 por hectárea y estimándose el promedio provincial en USD 240. A nivel departamental, las variaciones en relación con la campaña 2019/20 oscilan en un rango de -1,4 y 0,5 quintales de soja por hectárea, siendo la modalidad quintales fijos la más utilizada en las negociaciones.

La primera estimación de arrendamientos agrícolas para la campaña 2020/21 arrojó un valor promedio de 10,8 quintales de soja por hectárea a nivel provincial, 0,3 quintales menos que la campaña previa.

Al medir los alquileres en dólares se observa un incremento de USD 1 por hectárea en comparación a la campaña previa, como consecuencia del mayor precio esperado de
la soja para mayo de 2021 que compenso la menor demanda de quintales por hectárea.

Con respecto a la modalidad de arrendamiento, la más utilizada en la campaña 2020/21 es la de quintales fijos por hectárea.

Respecto a otras formas de pactar los contratos, se relevaron las siguientes:

A porcentaje del rendimiento obtenido a cosecha, donde la participación que obtiene cada uno depende del cultivo. Por lo general en soja el 30%-40% y en maíz 25%-30% corresponden al dueño del lote. Son pocos los que realizan este tipo de contrato, aproximadamente el 10% de la superficie. Esta modalidad se da principalmente en los campos que presentan condiciones más desfavorables.

Contrato mixto: esta modalidad presenta un esquema de quintales fijos y, si el rendimiento supera un valor determinado, la diferencia se hace a porcentaje. Por ejemplo, se piden 10 qq/ha más un adicional por rinde logrado al final de la cosecha.

Siembras asociativas entre las partes. Se particionan los costos, donde el inquilino aporta insumos y el dueño aporta la tierra, luego se divide el rinde en base a los aportes, utilizando como referencia una tabla de incremento a partir del valor del rendimiento.

En zonas tamberas, principalmente en el departamento San Justo, algunos arrendamientos se pactan en litros de leche. En otros departamentos se aplica la modalidad de kg de novillo por hectárea aunque también en pocos casos.

Accedé al informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba haciendo click aquí