Entre todos los representantes internacionales que llegaron esta semana a Argentina para asistir a la asunción presidencial de Alberto Fernández estuvo el representante de Donald Trump, Mauricio Claver-Carone, quien finalmente se retiró antes de lo planeado tras un disgusto.

Claver-Carone decidió también suspender algunas reuniones que tenía planeadas para este miércoles con el nuevo presidente y su canciller, Felipe Solá. El motivo de la molestia del estadounidense fue la presencia de un representante de Nicolás Maduro en la ceremonia.

Alberto Fernández y Mauricio Claver-Carone (Web)

Alberto Fernández y Mauricio Claver-Carone (Web)

Se trata del venezolano Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación de Maduro, que tiene prohibición de ingresar a la Argentina. A Claver-Carone también le molestó cruzarse con Rafael Correa, el expresidente ecuatoriano sobre el que pesan pedidos de prisión preventiva en su país, y los planes anunciados de Fernández de asilar al expresidente boliviano Evo Morales.

El propio funcionario estadounidense confirmó los motivos de su partida a Clarín. “Desafortunadamente, debido a unas invitaciones y a algunas sorpresas que recibimos al llegar, decidí no ir y me voy temprano. No voy a tener las reuniones de trabajo que tenía programadas para mañana”, dijo el martes Claver-Carone, principal asesor de Trump para el Hemisferio Occidental.

Queremos ayudar a la Argentina a enfocarse en sus problemas domésticos, en sus problemas económicos, para que triunfe. Una Argentina democrática, estable, y con prosperidad es del interés de todos nosotros en el hemisferio occidental”, agregó el funcionario de Trump.

También contó que desde el equipo de Fernández no informaron a Washington sobre la presencia de funcionarios del régimen de Maduro que están permanecen bajo el esquema de sanciones internacionales.

“El mensaje que conversé en su momento con el presidente Fernández siendo presidente electo en México es que tenemos la mejor intención de tener una relación productiva para ayudar a la Argentina a progresar y para que él tenga éxito. Sin embargo, estas distracciones, no le traen ningún beneficio a la Argentina“, señaló. Y también deslizó que el presidente argentino tal vez esté “mal aconsejado”, y que esto “no se hace entre amigos”.

Jorge Rodríguez y Maduro no le traen ningún beneficio a la Argentina, Evo Morales no le trae ningún beneficio a la Argentina. Rafael Correa no le trae ningún beneficio a la Argentina. Son cuestiones al revés. Le quitan beneficio a la Argentina, y desenfocan lo que debe ser la prioridad de Argentina, que es el bienestar del país, y cómo pueden trabajar bilateralmente con nosotros y con otros aliados”, cerró Claver-Carone.