Bernaudo: “Los exportadores de chía tienen todo el derecho a estar enojados con el Gobierno”

El cambio en los plazos para liquidar las exportaciones como medida implementada por el BCRA después del efecto devaluatorio post-PASO dejó a muchos productores y exportadores en jaque y comprometió al Gobierno a trabajar en modificaciones que permitan seguir con estos negocios.

Con el “control de cambios” que impuso el Banco Central dentro del paquete de medidas del Gobierno para atenuar el impacto de la devaluación y fuga de dólares después de las elecciones de agosto, también se cambiaron los plazos para liquidar las divisas de las ventas que concretan los exportadores.

Esto dejó en problemas a empresas exportadoras de chía, por ejemplo, que no tienen posibilidad de liquidar esas divisas a quince días, plazo máximo de la medida, si su embarque recién llegaría a los 55 días aproxidamamente, porque eso los lleva a tener que buscar dólares para liquidar que aún no han cobrado.

Sobre eso dialogó con Radio Campo -por Radio Colonia- el secretario de Agricultura del que ahora volvió a ser Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Guillermo Bernaudo, que explica que estas decisiones acumularon más problemas como este mencionado, y eso los obliga a hacer correcciones sobre la marcha.

“Son medidas que distorsionan, por lo que hay que ir viendo cómo se resuelve o corrige”, dijo, y asegura que los exportadores afectados “tienen todo el derecho del mundo a no estar tranquilos o estar muy enojados”.

En esa línea, Bernaudo confirmó que el Ministerio que encabeza Luis Miguel Etchevehere está trabajando en que el BCRA resuelva esto que afectó a la exportación de chía, pero también de sésamo o maíz pisingallo, por ejemplo.

¿Cómo cayeron estas producciones dentro de una medida que estaba pensada para los commodities como soja, trigo, maíz y harina de soja? Bernaudo explica que el nomenclador de exportaciones incluye una lista infinita de productos, y que, si se agarra de a “capítulos” de nueve o diez dígitos, dentro suyo quedan mezclados rubros que no corresponden.

Así, esta medida pensada para los commodities, posible de llevar a cabo la liquidación entre siete y quince días, se volvió un problema para estos exportadores. “Nos vemos en la obligación de analizar punto por punto y solucionar esto”, dijo, y se comprometió a que a fines de esta semana el problema debería tener solución, o los exportadores contar con alguna respuesta de los funcionarios del BCRA y el Ministerio que están trabajando para desactivar este conflicto.