carne carpina

La localidad chaqueña de Pampa del Infierno, exportará a Bahamas más de 22 toneladas de carne caprina. El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) fiscalizó la sanidad e inocuidad del producto que ya se encuentra en Buenos Aires para luego ser enviada a dicho destino.

La faena fue realizada en el establecimiento frigorífico bajo supervisión oficial del Senasa N° 4077, habilitado para el tráfico federal y exportaciones. Allí, personal veterinario del organismo controla el estado sanitario y documental de los animales y transportes que ingresan al establecimiento y realiza la inspección ante y post mortem del ganado.

El Senasa supervisa también, las operaciones estandarizadas de saneamiento (POES) y controla la implementación de sistemas de gestión y aseguramiento de la inocuidad, tales como las Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), Procedimientos Operativos Estandarizados de Sanitización, Manejo Integrado de Plagas (MIP) y Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control (HCCP por sus siglas en inglés).

Lee también: ¿Cómo impacta la situación climática en la ganadería?

En esta oportunidad se faenaron caprinos, pertenecientes a productores locales, de El Sauzalito, Miraflores, Fuerte Esperanza, El Espinillo y Misión Nueva Pompeya.

Los cortes caprinos fueron envasados al vacío e identificados con información sobre el pesaje y calidad nutricional, respetando todas las normativas internacionales alimenticias.

El cargamento fue precintado para garantizar su inviolabilidad y partió vía terrestre al Puerto de Buenos Aires, desde donde continuará viaje, por vía marítima, hasta el Puerto de Nasáu, en Bahamas.

Con la reactivación de esta semana, la provincia volverá a exportar carne caprina al mundo, reflotando una actividad comercial que ya se había implementado hace cinco años y permitió al Chaco colocar cortes en distintos mercados, entre ellos Emiratos Árabes Unidos.