¿Cómo evitar enfermedades transmitidas por alimentos?

Recomendaciones para obtener alimentos seguros al hacer las compras y cuando cocinamos. Además, ¿qué hacer un corte de energía?

enfermedades alimentos

La Navidad y el fin de año están muy cerca, por eso, desde el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) se destaca la importancia de tomar ciertos recaudos a la hora de planificar, elaborar y manipular los alimentos y preparaciones para esas noches que suelen darse en un contexto de altas temperaturas.

Una incorrecta manipulación de las carnes y vegetales sin los recaudos necesarios en su refrigeración contribuye a que, en ocasiones, se cumplan las condiciones para que se produzcan sorpresas poco gratas como las intoxicaciones alimentarias. Estas se conocen como enfermedades transmitidas por alimentos (ETAs) y se pueden evitar con unas sencillas reglas de consumo responsable.

Una ETA se produce cuando comemos alimentos y/o bebemos agua que contiene contaminantes peligrosos en cantidades suficientes para afectar nuestra salud. Algunos síntomas incluyen diarrea, vómitos o dolores semejantes a los de una gripe y pueden comenzar desde unas horas hasta unos días luego de ingerir el alimento o agua contaminada.

Lee también: Galletitas saludables a base de vegetales para niños

Recomendaciones para hacer las compras

•Organicen su salida de compras y hagan una lista.
•Dejen para el final de la compra los alimentos congelados y perecederos. Por ejemplo, leche, queso, pescado y carne.
•No coloquen en el mismo lugar la comida preparada y caliente con productos frescos o congelados.
•No permitan que los alimentos entren en contacto con productos de limpieza.
•Exijan información, seguridad e higiene en los alimentos frescos y envasados.
•Compren productos con rótulos, léanlos atentamente y rechacen los productos vencidos.
•Observen que se mantenga la cadena de frío en productos refrigerados o congelados.
•No compren alimentos con sus envases rotos, deformados, sucios o con pérdidas de contenido.
•No adquieran frascos o botellas con fisuras o daños en la boca o tapas flojas.
•En casa: realicen el correspondiente lavado de manos y desinfección de superficies. En primera instancia, es importante el correcto lavado de manos, con agua y jabón, con una duración de 40-60 segundos, limpiando toda la superficie de la mano: dorso, muñecas, espacios entre los dedos y debajo de las uñas. Además, es clave la desinfección de todas las superficies que se utilizarán con una mezcla de 70 % de alcohol y 30 % de agua.

Preparación de alimentos

•Utilicen agua potable en todo momento.
•Los alimentos que se utilizarán deben ser frescos, con pocos días previos a su cocción.
•Laven frutas y verduras con agua y unas gotas de lavandina. Esta última debe contener en el envase la leyenda “apta desinfección de agua”. La cantidad de gotas que se utilizarán deben ser las recomendadas en el rótulo.
•Los alimentos deben ser cocinados por completo, especialmente la carne, el pollo y los pescados.
•No dejen la comida a temperatura ambiente por más de dos horas. Una vez que se termina de consumir, se debe guardar al instante en la heladera.
•Refrigeren los alimentos cocinados y perecederos, preferiblemente por debajo de 5°C.
•La comida caliente debe estar a una temperatura de más de 60°C hasta el momento de servirla.
•Los alimentos no se deben descongelar a temperatura ambiente.
•Separen siempre los alimentos crudos –especialmente las carnes y pescados– de los cocidos. Al prepararlos, utilicen diferentes utensilios.
•Si al momento de la compra eligieron la opción de envío a domicilio, es recomendable llevar los alimentos perecederos personalmente. En caso contrario, es importante asegurarse de que no hayan estado más de dos horas a temperatura ambiente.

Recomendaciones ante un corte de energía

•Guarden los alimentos de mayor riesgo –como carnes y lácteos– en el freezer o congelador.
•Eviten la pérdida de frío de las heladeras, por lo que se recomienda no abrirlas y cerrarlas en reiteradas ocasiones.
•Consideren que se considera un corte de la cadena de frío cuando el alimento supera las dos horas a temperaturas mayores de 5°C.
•Aumenten los cuidados al momento de la cocción y asegúrense de que las carnes no queden crudas, para esto se deben cocinar hasta que los jugos sean amarronados.