siembra

En muchos lugares de la Argentina la campaña 21-22 arrancó a full y el desafío de hacer gestión con esos gastos de insumos que van y que vienen se hace presente. El productor que llega a Grupo Cencerro normalmente no cuenta con un orden administrativo riguroso en su establecimiento. Lo primero que se conversa es sobre la importancia de contar con una serie de procesos para organizar el equipo de trabajo, definir tareas y quienes serán responsables de nutrir con información para formar una suculenta base de datos que luego podremos analizar.

Escuchá la columna de Ezequiel Cruz- Grupo Cencerro- en Agrolink Radio

Si de agricultura se trata, antes de que arranque la campaña se define un plan de siembra en el que se estiman las hectáreas a sembrar, el cultivo y sus respectivos costos. Estos se clasificarían en:
● Agroquímicos
● Fertilizante
● Semilla
● Labores
● Alquiler
● Seguro
● Cosecha
● Otros insumos

Según nuestro plan, a raíz de esta estimación y armado de “plan de siembra”, se confecciona un presupuesto y aterrizamos en proyectar márgenes brutos, rentabilidad, puntos de equilibrio, márgenes de indiferencia.

Una vez arrancada la campaña, con las primeras labores/aplicaciones, se comienza a nutrir la «base de labores y aplicaciones» en la cual contemplaremos:
● Campo
● Lote
● Insumo
● Dosis
● Labor
● Precio por insumo/ Ha de labor.

Esto nos servirá, a medida que se empiezan a cerrar las tareas, para ir definiendo costos reales que salen a raíz de la carga de facturas y remitos que especifican el precio por insumo y la cantidad. De esta manera obtenemos el precio promedio ponderado, que es vital para analizar si compramos bien o mal durante la campaña.

Con el margen bruto proyectado iremos vinculando los costos reales de la campaña con lo efectivamente sembrado. Al mismo tiempo tenemos que estar permanentemente
actualizando el precio futuro en caso de que haya actualizaciones.

Como decimos en Grupo Cencerro, cuando se conozca el presupuesto estimado sabremos cuál es la posición comercial en la que nos encontramos. Con esto podemos proyectar cuál es la producción estimada y cuánto podremos comprometer.

Es vital conocer si el productor trabajará con maquinaria propia. Aquí igualmente se analizan los gastos, ya que se tiene en cuenta que la maquinaria se utilizó, y por ende se cuentan las hectáreas trabajadas y el combustible consumido. Se contempla a la maquinaria como unidad de negocio ya que el productor puede prestar servicios fuera de su establecimiento. Para conocer más información sobre maquinaria propia ingresá a esta nota.

Desde Grupo Cencerro sabemos que lo más importante para llevar adelante estos procesos
son las personas y por eso dedicamos tiempo para capacitar al equipo de trabajo del
establecimiento, que será el encargado de cargar todos los datos sobre las actividades que realizan. Se registran todas las facturas y remitos. Esto es importante para el stock y conocer los costos de cada acción que se realizó.

Con el presupuesto a tiempo y antes de que arranque la campaña se puede tener una visión de cuál será el margen de cada cultivo y conocer la rentabilidad. Este trabajo sirve para tomar decisiones a tiempo como por ejemplo pasar hectáreas de un cultivo a otro según los márgenes de rentabilidad.

¿Crees que esto puede ser útil en tu establecimiento? Ingresá en www.grupocencerro.com o mandanos un correo a info@grupocencerro.com.