Durante el confinamiento debido al coronavirus, las inestabilidades emocionales fueron un sube y baja, según estudios de revistas científicas de sociología, antropología y psicología muestran hace décadas el efecto de las flores y plantas ornamentales en las personas un favorable bienestar emocional.

“La pandemia ha puesto de relieve la importancia de los espacios verdes en los ambientes modernos creados por el hombre”, expresó Daniel Morisigue, director del Instituto de Floricultura del INTA. Para los ambientes urbanos existe una variada gama de plantas estacionales que influyen en el bienestar de las personas y moderan los efectos del cambio climático, la contaminación del aire, alivianan el escurrimiento del agua y disminuyen el efecto isla de calor de la infraestructura gris.

Los plantines de invierno tales cómo El Pensamiento, la Prímula y el Cyclamen se convirtieron en grandes aliados a la hora de embellecer el hogar. La gama de colores de estas flores de estación varían desde los claros a oscuros, como los violetas casi negros, naranjas, rojos, fucsias o amarillos y blancos. Se pueden usar en grandes o pequeños jardines, en balcones, en terrazas, patios, canteros o macetas. Dependiendo de la iluminación solar que se halle en los hogares, existen variedades con requerimientos de mayor o menor exposición lumínica.

“El Cyclamen, también llamado Violeta de los Alpes, es una de las más populares, es una especie herbácea de floración invernal”, explicó Mónica Karlanian, técnica del Instituto de Floricultura. Presenta flores pequeñas, delicadas y muy atractivas por sus colores vivaces. Las hojas son de color verde matizadas, y su disposición es en forma de roseta. Aunque hay que tener en cuenta el riego, la luz y la fertilización.

Lee también: Cómo armar plantines de flores y hortalizas en casa

Otras de las variedades preferidas por los consumidores, según Karlanian, son los Pensamientos y las Violas, que también son plantines otoño-invierno, y de muy fácil cuidado. De todas las plantas anuales de la temporada son las más floridas de todas. Por otra parte, también se encuentra la prímula, una opción para aquellos hogares que no cuentan con espacios de luz natural, esta especie prefiere ambientes luminosos pero sombreados y frescos. Hay que evitar el sol directo en ellas.

En lo que respecta a las plagas, Mónica Karlanian explicó que: «hay que estar alerta, aunque en invierno tienen menor incidencia, porque suelen aparecer algunos insectos, babosas y caracoles. En tal caso, la recomendación es acudir a un vivero o centro de jardinería especializado para un correcto asesoramiento”, concluyó la técnica.

Fuente: INTA Informa