Corrientes declaró la emergencia agropecuaria: se incendiaron más de 300 mil hectáreas durante lo que va del año

En las últimas semanas se duplicaron los focos. La emergencia abarca a todo el territorio provincial y regirá por seis meses.

incendio Corrientes

La sequía y los incendios forestales no dan tregua en Corrientes y afectan a gran parte de la provincia. En ese marco, el gobernador Gustavo Valdés, declaró la Emergencia y/o Desastre Agropecuario, tal como lo reclamaban las entidades agropecuarias.

«A través del decreto 200/22, se declaró el Estado de Emergencia Agropecuaria en todo el territorio provincial debido a los incendios rurales ocurridos en los últimos meses, que conllevan elevadas pérdidas productivas y económicas”, señalaron desde el gobierno correntino. La medida regirá por seis meses y es retroactiva al pasado 1° de enero.

Lee también: El Gobierno oficializó la emergencia agropecuaria en Mendoza, Misiones y Córdoba

El decreto manifiesta que el ministerio provincial de Producción realizará el análisis de la situación de cada productor afectado a efectos de expedir el correspondiente Certificado de Emergencia o Desastre Agropecuario, en los casos que corresponda.

La situación crítica de Corrientes

Hasta el momento, Corrientes es la provincia que concentra la mayor cantidad de focos y se multiplican los reportes de productores que están perdiendo su fuente de trabajo tras el paso del fuego. 

Por ese motivo, diversas entidades agropecuaria reclamaron acerca del accionar de Nación sobre el manejo del fuego. Una de ellas fue Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) que la semana pasada reclamó con dureza contra el Gobierno ya que los productores del norte «están desamparados por un Estado ausente».

Además, productores autoconvocados publicaron imágenes y videos en las redes sociales de los damnificados.

Lee también: CRA señaló que los productores del norte están «desamparados ante un Estado ausente»

A través de un informe del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) estimaron que en Corrientes ya se quemaron más de 300.000 hectáreas en lo que va de 2022, lo que implica el 3,8% de la superficie total de la provincia.

Más de la mitad de las coberturas afectadas (58%) son áreas de humedales como esteros, bañados, malezales y vegetación de valles aluviales. Luego sigue un 35% de pastizales y 7,4% de bosques, tanto cultivados como nativos.