exportación

En los últimos días los rumores sobre la posibilidad de que el Gobierno Nacional reduzca las exportaciones por un tiempo limitado con el objetivo de liquidar, han puesto una vez más sobre el tapete el eterno conflicto entre el kirchnerismo y los productores agropecuarios.

Las entidades del agro se expresaron rechazando esta medida, que de implementarse afectaría al sector primaria, colocándolo en una situación de desventaja en relación al exportador.

Agrolink Radio dialogó con Carlos Achetoni– presidente de Federación Agraria Argentina- quien aseguró que el Gobierno es cómplice del sector exportador que “de un plumazo estaría regalando recursos fiscales y dándole una renta extraordinaria a los que realmente estarían aprovechándose de la crisis de nuestro país, que se quedarían con dinero del Estado y de los productores, mientras reciben el aplauso y la denominación de salvadores”.

“El pequeño y mediano productor es el primero que vende. Se le prometieron una compensación que desde marzo no se ha cumplimentado. Hoy no tiene granos, pero ahora por cuestiones de divisas, se reducirían las exportaciones generando concentración y transferencias de recursos a los grandes exportadores”.

Escuchá la nota completa

Otra de las entidades que salió al cruce, fue Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), que enfatizó el importancia de la confianza, confianza de los productores que se va desgastando día a día con “los gestos cotidianos que el Gobierno tiene para con el campo en general”.

Declaración de CRA ante rumores de Derechos de Exportación

En las últimas jornadas, con insistencia, algunos medios de comunicación preanuncian supuestas medidas del Gobierno Nacional, referidas a una disminución de los derechos de exportación para algunos granos y carnes.

Como nadie desmiente, tampoco nadie lo confirma.

Confederaciones Rurales Argentinas, quiere llevar claridad a sus asociados y productores, manifestando que no ha participado en ninguna negociación y/o información alguna al respecto, no ha sido convocado ni se ha expresado sobre las supuestas medidas a implementar.

Una vez más sostenemos que los productores, no son los causantes de la dramática y persistente situación económica que atraviesa el país y que la falta de dólares es una consecuencia de las pésimas políticas de exportación que se han tomado, mirando solo la recaudación y desalentando el crecimiento de la producción exportable.

Los productores pequeños y medianos del país no hemos tenido históricamente acceso a créditos de financiamiento productivo a tasas lógicas para nuestras rentabilidades, eso ha hecho que nuestra forma de financiamiento sea a través del canje por insumos o la venta de nuestras cosechas acorde a nuestras obligaciones de gastos, así es como financiamos nuestras campañas. 

En la comparativa interanual se ha liquidado hasta este momento solo un 3% menos de soja que el año anterior (62% vs 65%) pero a su vez un 3% más de maíz (71% vs 68%) y esto ocurre comparándonos con un año habitual y sin disrupciones como el que estamos transitando por la pandemia y la multiplicidad de factores que fruto de este marco dificultan y ralentizan los flujos normales de operaciones.

Según las estimaciones 17 millones de toneladas de soja se encuentran en manos de los productores y también unas 8 (como base) a 13 millones están en manos de los exportadores dependiendo el analista que se consulte.

Una baja de 3% porcentuales y por un corto período sólo estimulará la liquidación de aquellas toneladas en manos de los exportadores que rápidamente harán una toma de ganancias, aprovechando liquidar con un 30% de derechos de exportación aquello que compraron descontado de un derecho del 33% y nuevamente se habrá generado de facto un diferencial, es decir una traslación de recursos desde el sector productivo al industrial.

No es una baja circunstancial de unos puntos de retenciones, el problema es mucho más hondo, e interpela la confianza y los gestos cotidianos que el Gobierno tiene para con el campo en general.

La confianza en una construcción constante, que cuando desaparece, requiere de un largo tiempo y muestras concretas para reestablecerse, seguimos proponiendo un camino de crecimiento y producción, deseando que alguna vez nos escuchen.