inocuidad de los alimentos

Hoy 7 de junio, se conmemora el Día Mundial de la Inocuidad de los Alimentos. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) lo proclamó oficialmente el 2019, designando a las organizaciones de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y Mundial de la Salud (OMS) referentes en el aporte por la inocuidad de los alimentos a nivel mundial.

En este contexto, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) destacó sus funciones ya que se encarga de ejecutar las políticas nacionales en materia de sanidad y calidad animal y vegetal e inocuidad de los alimentos. Estas políticas permiten cuidar la salud de los consumidores, impulsando la comercialización de los alimentos argentinos en el mercado interno y se exporten a todo el mundo.

Lee también: Destacan el valor de la vitivinicultura como el complejo agroalimentario exportador que más valor agregado y empleo genera

¿De que hablamos cuando hablamos de la Inocuidad de los Alimentos?

La inocuidad de los alimentos es la ausencia –a niveles seguros y aceptables– de peligro en los alimentos que puedan dañar la salud de los consumidores. Los peligros transmitidos por los alimentos pueden ser de naturaleza biológica, química o física (como bacterias, virus o residuos de pesticidas, entre otros). Para obtener y mantener la inocuidad en las cadenas agroalimentarias, el Senasa fiscaliza los establecimientos y plantas y certifica los procesos y productos a través de un control que orienta la producción para obtener agroalimentos seguros.

Los consumidores tienen derecho a esperar que los alimentos que compran y consumen sean seguros y de alta calidad. Además de defender el bienestar de los consumidores, la inocuidad de los alimentos también es crucial para que los productores agrícolas puedan acceder a los mercados.

inocuidad de los alimentos

Sabiendo que no existe seguridad alimentaria sin inocuidad de los alimentos, el organismo promueve un consumo responsable e informado.

Los consumidores, como eslabón final de la cadena, tienen como responsabilidad cuidar que su preservación y/o almacenamiento, y preparación sean idóneos para que el alimento adquirido no sea perjudicial. Todos somos responsables de la inocuidad de los alimentos.

Adaptarse en tiempos de COVID

“El año 2020 exigió una rápida reacción de los organismos del Estado para adaptarse a las nuevas condiciones que impuso la pandemia provocada por el COVID-19 para asegurar que el esfuerzo de todas las cadenas agroalimentarias no se viera afectado y pudiera sostenerse el suministro de alimentos a la población manteniendo las condiciones de calidad e inocuidad. Hoy observamos con satisfacción haber podido cumplir con nuestras responsabilidades sin afectar la presencia esencial del Senasa velando la inocuidad de los productos”, aseguró Alejandro Fernández, director nacional de Inocuidad y Calidad Agroalimentaria del Senasa.