Elegida por Napoleón y Julio Cesar: ¿cuál es la historia detrás de la raza Ardenés?

La raza equina Ardenés pisó fuerte y fue novedad en la 134ª Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria Internacional. Su larga historia y sus características resaltaron su participación de la mano de Chantal Badín, pionera de la raza en Argentina. 

La raza equina Ardenés pisó fuerte y fue novedad en la 134ª Exposición de Ganadería, Agricultura e Industria Internacional. Su larga historia y sus características resaltaron su participación de la mano de Chantal Badín, pionera de la raza en Argentina

Mezcla de genética, resistencia, docilidad, e inteligencia son algunas de las principales características del caballo por las cuales fue elegido por los emperadores Napoleón y Julio Cesar para la armada; y por Chantal para el campo. 

Proviene de la zona de las Ardenas, Bélgica, Luxemburgo y Francia, y es una de las razas más antiguas de caballos de tiro. “Por el agregado de sangre árabe-asiática en su genética, constatamos que tiene un abanico de calidad fantástico”, aseguró la francesa a Agrolink.

“Soporta temperaturas extremas, arrastra hasta tres veces de su peso (entre 700 y 1000kg) y su paso destruye diez veces menos que la rueda de un tractor”, agregó Chantal. A pesar de estas cualidades, la mecanización de mitades del siglo XX, empujaba a la raza a una posible desaparición. 

Sin embargo, a comienzos del siglo XXI, la casta resaltó con vigor gracias a su implicación en diversas actividades de agricultura, horticultura, explotaciones forestales, viñedos, hobbies y terapias. 

“Poco a poco a lo largo de los siglos, la raza Ardenés fue más asociada a todos las labores del campo ya que colabora con el hombre, y a nivel emocional, tiene una comunicación increíble con el ser humano”. 

Junto a su esposo Jack, formaron Chanty SA y emprendieron un largo camino para expandir la raza. “La historia de la raza en Argentina es fruto de un trabajo en equipo con una exigencia al mil”, así explicó Chantal sus primeros pasos con los ejemplares en el país. 

Conocieron el suelo argentino entre 1985 y 1990 por un viaje de trabajo de Jack, ambos se enamoraron del país y años después se asentaron en Villaguay, Entre Ríos, donde compraron la estancia que sería el lugar elegido para sus 33 ejemplares Ardenés.

Sus horizontes también se expandieron. En 2009, trajeron desde Bélgica los primeros ejemplares vía aérea. “Trajimos 6 elementos, un padrillo, cuatro yeguas preñadas, y una yegua de raza Ardenés”, recordó Chantal. 

Tras un proceso de más de 12 años de registración genealógica, con el apoyo del laboratorio de genética de la Sociedad Rural, la raza fue reconocida oficialmente en mayo del 2022. Esto le permitió a Chanty SA ser inscripta por la SRA como criador número 1 de la raza. 

“Lo que buscamos hoy por hoy es que la raza se adecúe a la Argentina y que la gente la descubra porque es un caballo único”, cerró Chantal en su paso por La Rural.