¿Es posible construir un feminismo rural?

En el mes de la mujer, Mujeres Rurales Argentinas plantó el escenario para la primera jornada de reflexión bajo el título “Construyendo feminismo rural”: ¿Es posible construir un feminismo rural?, mujeres de diferentes espacios ya se preguntan cómo hacerlo.

0
78
Mujeres Rurales

Marzo es el mes de las mujeres y Mujeres Rurales Argentinas plantó el escenario para la primera jornada de reflexión bajo el título “Construyendo feminismo rural”. ¿Es posible? ¿Hay voluntad de hacerlo? ¿Cómo lo hacemos? Esas fueron algunas de las preguntas que se respondieron en el encuentro que se hacía el sábado 13 de marzo de forma online.

Para responder juntas a esos interrogantes, MRA armó un panel federal de cuatro mujeres de diferentes espacios y ámbitos de participación: Gisela Patrocinio (trabajadora social y miembro de Mujeres Rurales Argentinas) desde Vieytes, provincia de Buenos Aires; María Beatriz “Pilu” Giraudo (asesora e ing. agr., presidenta honoraria de Aapresid y referente de la Red Mujeres Rurales) desde Venado Tuerto, Santa Fe; Magui Choque Vilca (ing. agr., docente y conocida como “La reina de las papas andinas”) desde Tilcara, en Jujuy; y Noelí del Lourdes Misaña (ing. agr., asesora y pequeña productora agropecuaria) desde Córdoba.

El disparador de este espacio de intercambio fue un relato llamado “Antes que suene el
despertador”, en el que la pequeña productora tambera de Santa Fe, y miembro de Mujeres
Rurales Argentinas, Alejandra Badino, describía a la perfección y en primera persona, un día en la vida de una mujer rural. Los hijos, el trabajo, las vacas, el camino si llueve, la falta de señal, realidades que se cruzaron con las emociones y vivencias de las más de 140 personas que acudieron al encuentro virtual.

Ya en el debate, moderado por la periodista Carola Urdangarin, se abordaron aspectos como la necesidad de consolidar un feminismo que contemple e incluya las demandas, realidades y necesidades de las mujeres que habitan la ruralidad. “En el campo la mujer aborda una innumerable cantidad de tareas y roles invisibilizados. Tenemos deudas pendientes con la equidad, tanto en la toma de decisiones como en el acceso a derechos básicos. La igualdad de esfuerzos todavía no es igualdad de oportunidades en un mismo escenario”, dijo Magui Choque Vilca
dando el puntapié inicial.

La ing. agr. Noelí del Lourdes, aseguró que le genera “orgullo” hablar de feminismos en el ámbito rural: “Hasta ahora, me había limitado a hablar de género sin mencionar feminismos solo por el rechazo que implicaba el término, o la asociación directa e inmediata con los partidos políticos. Hay un abismo entre la familiarización de este término y de esta corriente entre lo urbano y lo rural. Pero creo que estamos mucho más cerca de empezar a ser conscientes de que los feminismos -que los hay tantos como mujeres en el mundo- son movimientos que han ido logrando consolidar derechos a lo largo de la historia. A las mujeres nos pasan cosas solo por nuestra condición de género, y la mayoría de las cuestiones que trata el feminismo son transversales al tipo de escenario o lugar en el que trabajemos o vivamos. Por eso hay que empezar a pensar en un feminismo rural”.

Por su parte, Gisela Patrocinio indicó que “el feminismo debería estar lejos de concepciones fijas o estáticas y que se trata más bien -y así lo ha demostrado la historia- de un o varios
movimiento/s que se han ido amoldando a las demandas, a las realidades y los contextos. Por eso, y porque el feminismo es algo que se construye a diario entendiendo lo que queremos conseguir, es que propongo perderle miedo a la palabra y empezar a pensar en serio qué nos une para construir espacios en lo rural”.

A su turno, Pilu Giraudo llamó a que la equidad sea un hecho: “Tenemos que ser conscientes de que la acción colectiva nos necesita a todos. En la Red Mujeres Rurales lo sintetizamos en un término universal: la mixidad. Habla de la complementariedad, no solo de los géneros sino en las particularidades de cada uno como personas”.

Cada una de las mujeres participantes del panel pudo contar y compartir experiencias que han demostrado que ser mujeres en ámbitos de ruralidad implica también ser parte de un sistema mucho más grande y arraigado que sigue siendo desigual con los géneros. Pero además, la mirada política no faltó. Alicia Ciciliani fue la encargada del cierre. Es ex diputada nacional, ex ministra de Producción de Santa Fe y actual asesora del Presidente de la Cámara de Diputados de la provincia (Miguel Lifschitz).

Ciciliani aportó una mirada fundamental: ¿qué desafíos le implica al sector público entender las particularidades de la desigualdad en el campo? “Evidentemente las cosas no están bien. El mundo, Argentina y Latinoamérica nos muestran con números. Un mundo más justo es un mundo donde haya equidad de género. Esto se construye desde el territorio y desde abajo. No se hace en una ley simplemente o desde un escritorio. Podemos tener la mejor ley del mundo, pero si no hay organización territorial para que esa política pública sea una realidad que vivan y tocan las mujeres, no sirve de nada”.

Desde Mujeres Rurales Argentinas manifestaron enorme alegría por lo logrado en el encuentro: “Estamos convencidas de que este es el camino. Hay que hacer un puente sobre las diferencias y pensar qué nos une. Si estamos buscando terminar con la desigualdad de género en la ruralidad, ya tenemos un objetivo en común. Podemos construir el feminismo rural juntas y organizadas”.

En el encuentro, MRA anunció la conformación de un espacio de talleres que pondrá en marcha su Comisión de Género a partir del próximo mes y que tratará cuestiones puntuales que hacen a las necesidades y que darán herramientas a las mujeres en sus territorios, con espacios y equipos más reducidos para hacer de ese un espacio de aprendizaje y confianza. Quienes estén interesadas en participar deben enviar un correo a mujeresruralesar@gmail.com y serán parte de los encuentros de los próximos meses.

A la vez, el espacio que nació en 2019 lanzó los premios “Lía Encalada”, un reconocimiento para visibilizar a las mujeres rurales que trabajan en diferentes ámbitos y a lo largo y ancho del país. El nombre del premio es en homenaje a la primera mujer en recibirse de Ingeniería Agronómica de la UBA, en 1927.

Cualquiera persona que lo desee podrá postular en una o varias de las 16 ternas a la mujer rural que quiera visibilizar, a través de un formulario que estará disponible en las redes sociales del movimiento a partir del 1° de abril. Recibirán postulaciones hasta el 30/06 y en agosto anunciarán las ternas, para entregar el reconocimiento en octubre, el Mes Internacional de la Mujer Rural.