La merma en la cosecha de trigo provoca pérdidas millonarias para Argentina

trigo

La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) advirtió que la cosecha de trigo quedará ubicada en segundo lugar entre las peores de los últimos años, debido a la tardanza en la temporada de lluvias.

En su reporte, la entidad recortó su estimación para esta campaña en 800.000 toneladas, luego del magro resultado de 2022 a causa de la sequía, que arrojó un volumen de solo 11,8 millones de toneladas y representó una merma superior al 50%.

Según las estimaciones de la BCR, se espera que la producción 2023 se ubique en 13,5 millones de toneladas, lo que representa una disminución de 3,5 millones de toneladas en comparación con las primeras estimaciones de 17 millones de toneladas. Según la entidad, la caída en la producción impactará en el volumen de exportaciones e implicará una pérdida de US$ 930 millones.

“La continuidad de condiciones de sequía, que se prolongó por casi 3 años y 10 meses, no permitió la recuperación del trigo”, muestra el reporte. En este contexto, hay fuertes recortes en Santa Fe, Córdoba, Chaco y Santiago del Estero.

“Con un clima medianamente normal, la Argentina podría haber alcanzado las 17 millones de toneladas en trigo, pero la falta de agua se extendió prácticamente hasta septiembre y buena parte de octubre. Eso explica en parte que hoy estemos con una nueva baja”, aseguró Cristian Russo, jefe de Estimaciones Agrícolas de la entidad, y agregó: “Fue una decepción. Los productores sembraron pensando que iban a tener la posibilidad de hacerse fondos para la cosecha de diciembre y en la región núcleo sabemos que solo el 30% de la gente que sembró va a tener un beneficio económico”.

Mientras que en Entre Ríos y parte de la provincia de Buenos Aires, donde existe una situación “más favorable” a nivel de actividad, se observa un aumento preocupante en la propagación de enfermedades.

“En el bastión triguero del sudeste de Buenos Aires los rindes se muestran muy firmes, apuntando a un rango que va de 40 a 60 quintales por hectárea. Pero los técnicos advierten por la explosividad que están mostrando las enfermedades y temen por el efecto de la roya, mientras van haciendo tratamientos. En el centro y norte provincial hubo una recuperación pluvial, pudiendo obtenerse mejores rindes”, indicó Russo. No obstante, alertó que el oeste bonaerense “sigue necesitando de muchos milímetros” de agua.

“Lamentablemente, las lluvias se dieron después del 20 de octubre y llegaron tarde para gran parte de la región pampeana. Veníamos hablando en estos informes que lo importante era que se den lluvias a partir del 5 de octubre”, dijo Russo.

Sobre la situación en Santa Fe, el especialista afirmó: “Excepto el extremo sur, la provincia se vino abajo. Estamos hablando de rindes que nos dejan en un escenario prácticamente de desastre”. Allí, el rendimiento promedio pasó de casi 29 quintales por hectárea a solamente 21,7 quintales, lo que se traduce en una disminución de la producción de 740.000 toneladas.

En tanto, en Córdoba, dónde se sumaron 100.000 hectáreas al área de siembra, la merma de rinde también es significativo: de 22,3 quintales por hectárea a 18,5 quintales.

El informe de la BCR también resaltó que otro factor que afectó fuertemente los cultivos fueron las heladas. Del 26 al 27 de octubre se registraron temperaturas muy bajas. “Fueron muy perjudiciales porque agarraron a los cultivos muy estresados, con una falta de agua que se venía arrastrando prácticamente desde la siembra”, indicó Russo.

Proyecciones

En cuanto a la campaña de granos gruesos, después de las lluvias la siembra de soja se ha acelerado. Se espera cubrir un área de 1,9 millones de hectáreas al final de esta semana, lo que representa un 11% de las 17,4 millones de hectáreas planeadas para el ciclo 2023/24.

Se proyecta una producción de 50 millones de toneladas de soja, en comparación con las 20 millones de toneladas del ciclo anterior que sufrió la sequía.

“Estaba el miedo de que se vuelva a repetir lo que ocurrió la campaña pasada que no se podían sembrar un millón de hectáreas y que se pierda lo sembrado de maíz temprano. Estas últimas dos semanas [tras las lluvias] realmente fueron muy importantes para dejar atrás estos temores que muy fuertes, había una desesperanza enorme”, señaló el experto.

Por su parte, la siembra de maíz mejoró notablemente luego de las últimas lluvias. “El alivio de las lluvias de las últimas dos semanas ha cambiado la condición del cultivo que ahora se evalúa como muy bueno en gran parte de Santa Fe, Buenos Aires, Córdoba y Entre Ríos”, informaron en la BCR.

El progreso en la siembra a nivel nacional del cultivo de verano alcanza el 27% del área total. Se llevan implantadas 2,3 millones de hectáreas sobre un área de intención de siembra de 8,5 millones de hectáreas. Se podría proyectar una producción de maíz de 56 millones de toneladas, versus los 36 millones de la campaña pasada.

“El fenómeno El Niño moderado, que nos va a acompañará hasta otoño ya empezó a funcionar y estamos viendo cómo de a poco se van recomponiendo los suelos de la región pampeana”, concluyó Russo.