Lo hizo la senadora por Misiones, Sandra Giménez, que el miércoles adhirió con su voto a la ley antidespidos, dijo, dirigiéndose al presidente del Senado Federico Pinedo, que lo hacía “con el termo y el mate”, para apuntar que con tres kilogramos de hoja verde se hace 1 de canchada y con 2 kilos de canchada, un kilogramo de yerba molida para ser envasada. Y se preguntó cómo iban a poder los productores atender al salario de los tareferos con el precio laudado por el ministro de Agricultura Ricardo Buryaile.
La senadora por el Frente Renovador de la Concordia Social cuestionó las medidas del presidente Mauricio Macri que llevaron a miles de despidos, la inflación y el desfinanciamiento del Estado, para señalar que su condición de hombre rico no le permitía dimensionar el drama del pobre o del desocupado. De todos modos, dijo que el Presidente era un “hombre de buen corazón, un hombre de fe” y aconsejó guiarse en la toma de decisiones “pensando en el más humilde, no se va a equivocar. Y podrá conducir una Argentina feliz”.
Pedido de rectificación de laudo
Proyecto de Comunicación
El Senado de la Nación
Que solicita al Poder Ejecutivo, que a través del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, la Secretaría de Agricultura de la Nación rectifique el laudo a la Yerba Mate, ya que el mismo, atenta contra el trabajo de miles personas del sector primario de la cadena productiva.
Sandra D. Giménez.-
FUNDAMENTOS
Señora Presidente:
El laudo de la Secretaría de Agricultura de la Nación fijó en 4,80 pesos el kilo de hoja verde de yerba Mate, aproximadamente 12% más que el precio fijado el año anterior. La decisión del organismo nacional puso en jaque al sector productor de la materia prima por su bajo precio. Los pequeños productores yerbateros son el eslabón más débil de una cadena productiva que tiene vital importancia en la región del NEA. Existen 20.000 productores con menos de 25 hectáreas, 14.000 con menos de 10 hectáreas y 8.000 con menos de 5 hectáreas. Este último grupo, el más débil,  genera 15% de la producción, reflejando el bajo rendimiento. El cultivo se encuentra presente en más de 80% de las explotaciones agropecuarias de la provincia de Misiones, tanto entre productores como en el sector de asalariados, generando el mayor volumen de empleo en el sector primario provincial.
La concentración del eslabón industrial frente a la atomización de los productores, los convierte en el eslabón más débil de la cadena y por cuya sustentabilidad debemos velar en cumplimiento de nuestro deber como funcionarios del Estado. La decisión tomada en el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación ya genera las primeras protestas con un corte de ruta en la zona de cruce Karaben, en la zona Centro de la provincia. El riesgo es que cientos de pequeños productores decidan no cosechar por el rendimiento negativo que genera la decisión de Poder Ejecutivo y que miles trabajadores pierdan su único sustento económico.
Algunas entidades como la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (Apam) anticiparon que de no modificarse esta situación tendrán que recurrir a la Justicia para dejar sin efecto el laudo porque no pueden trabajar con ese monto. Por otra parte ya hay grupos de colonos que se están reuniendo para manifestar su desacuerdo y analizar qué medidas tomarán para no perder su trabajo.
Es por ello que solicito a mis pares me acompañen en el pedido de informe.
Sandra D. Giménez.-
Fuente:  noticiasdel6.com