En Argentina existen diversos programas de precios, que constan de insumos de la canasta básica incorporados sólo en grandes cadenas de supermercados a nivel nacional. Recientemente, el Gobierno lanzó «Súper Cerca» para incluir a los comercios de proximidad como autoservicios y almacenes, el cuál se compone de 70 productos con precios fijos hasta fin de año.

Con respecto a este tema, Agrolink Radio dialogó con Sergio López, presidente de la Cámara de Supermercados de Rosario y miembro de comisión directiva de la Federación Argentina de Supermercados. «El programa Súper cerca empezó con atrasos, el Gobierno había establecido 70 productos como parte de esa canasta y hubo retrasos con el aprovisionamiento. Esto se anunció por una cuestión necesaria de solicitar desde todos los sectores un convenio de precios que vaya directamente al comercio de proximidad que es lo que estaba faltado», exclamó.

Escuchá la nota completa

 

Sergio López, presidente de la Cámara de Supermercados de Rosario y miembro de comisión directiva de la Federación Argentina de Supermercados.

Además, López explicó que ellos vienen «corrigiendo números mensualmente, las cámaras de cada provincia informan en la Federación los números y hacia dónde va el consumo». La Federación Argentina de Supermercados coincide a nivel nacional con la caída del poder adquisitivo del consumidor. «Antes de la pandemia la situación ya era crítica, no deberían existir programas de precios en una situación inflacionaria, pero tenemos que darle una mano para ayudar a los consumidores», confesó.

Lee también: El Gobierno lanzó «Súper Cerca», el programa mantendrá los precios congelados por seis meses de 70 productos de primera necesidad

Debido a la suba de precios de los insumos de la canasta básica Sergio López indicó: «Los precios van por el ascensor y el poder adquisitivo por las escaleras. Estamos atados a la variación del precio del dólar en nuestro país». Además respaldó a la industria y explicó: «Nos dimos cuenta que estamos en la misma situación en la industria y el comercio. Creo que es hora de que lleguemos a un equilibrio. Es muy complejo tratar de asegurar un sostenimiento de un programa a largo plazo donde tenemos una inflación que supera el 5% anual en los alimentos. Cambiamos nuestra posición de confrontar con la industria».

Aunque siguiendo con el contexto remarcó que la industria: «También tienen sus motivos para llegar a los aumentos que a veces no son autorizados por la Secretaria de Comercio, pero algunos de los productos no están en la góndola y eso nosotros no podemos permitirlo».

Además habló sobre las ayudas sociales «que en cierta forma le dan una mano al consumidor, aunque perjudica al comercio». A modo de conclusión expresó: «Tenemos que aceptar todos los programas de precios siempre y cuando las industrias nos entreguen los productos».