residuos en el tambo

Se les dice “residuos” a la totalidad de los desechos originados en el establecimiento lechero, incluido los efluentes. Los efluentes son las aguas servidas con desechos sólidos (estiércol, restos de alimentos y barro) y líquidos (agua, orina, restos de leche y soluciones de limpieza del equipo de ordeño y tanque de frío), generados como consecuencia de la actividad de ordeño.

Escuchá la columna de Solana Sommantico en Agrolink Radio

Residuos sólidos no biodegradables


Un residuo no biodegradable, es aquél que no se descompone en el ambiente, o tarda cientos de años en hacerlo. En el tambo, son todos los materiales usados o de reemplazo que es necesario eliminar de las instalaciones. Pueden ser de goma, vidrio, metal o plásticos (por ejemplo, pezoneras, mangueras, guantes, bidones, jeringas, envases de medicamentos, agujas, bolsas polietileno, etc.).

¿Qué hacer con estos residuos?

-Se debe disponer en distintos lugares del tambo (fosa de ordeño, sala de leche, etc.) de tachos que contengan bolsas plásticas (tipo consorcio) donde se los recolectará.

-Las bolsas, una vez llenas, deben cerrarse y trasladarse a un depósito de basura de la localidad más cercana.

-Ni las bolsas ni los residuos no biodegradables, se deben tirar a las lagunas de efluentes.

-No se deben quemar, porque su combustión libera gases muy nocivos.

Leche no comercializada

 

Dentro de esta fracción podemos agrupar a:
– La leche producida por animales tratados por alguna enfermedad.

-El calostro.

– La leche de los primeros chorros.

Esta leche, como tiene un alto contenido de bacterias no debe volcarse a las lagunas de efluentes.

¿Qué hacer con estos residuos?
El calostro que no sea consumido, se guarda congelado como “calostro de reserva”. La leche con residuos químicos podría destinarse a la alimentación de algunos animales (si el veterinario lo indica).

Residuos del lavado de la ordeñadora y del equipo de frío

El residuo originado durante la higiene está formado por restos de leche y el agua provenientes de la rutina de lavado de la máquina de ordeño y el equipo de frío.

¿Qué se hace con estos residuos?

La rutina de lavado involucra los siguientes pasos: Enjuague inicial Lavado con detergente alcalino Enjuague final Lavado con detergente ácido. Estos residuos pueden mezclarse con el resto de los efluentes del tambo y derivarse conjuntamente para su almacenamiento.

Residuos de la limpieza de los pisos

 

En este sector se genera la mayor parte de los efluentes. Está constituido por una fracción sólida y otra mayoritariamente líquida.

Fracción líquida: está formada por agua de la limpieza de pisos, agua de lavado de los pezones y agua de lluvia.

¿Qué hacer con estos residuos?

-Comúnmente son almacenados en una o en varias lagunas. Si se logra que en los pisos haya menos estiércol, se gastará menos agua para su lavado y, por lo tanto, habrá menos litros de efluentes para almacenar.

Por eso, para lograr una reducción de los efluentes, se deben implementar Buenas Prácticas, como las siguientes:

-Arrear el rodeo a su paso normal. Así se posibilita que una gran parte del estiércol se elimine en el campo y/o en los callejones.

-Retener al rodeo entre 5 y 10 minutos en el callejón, antes de su ingreso al corral de espera. Realizar una correcta rutina de ordeño.

-Mojar los pisos antes del ingreso de las vacas, para que se pegue menos estiércol. -Recolectar el estiércol con rabasto y pala, antes del lavado con agua.

Fracción sólida biodegradable: está compuesta por barro, arena, restos de alimentos y estiércol.

¿Qué hacer?
Se pueden recuperar los sólidos del corral de espera, usando una pala y un rabasto.

 

¿Cuál es la ventaja de recuperar los residuos sólidos?

 

Las ventajas de recuperar los sólidos son: Se genera menor cantidad de efluentes. Esos sólidos pueden utilizarse como abono en diferentes cultivos.