Campo de soja

Con más de cinco décadas junto al productor argentino, Nitrasoil se encuentra en el punto más importante de su historia. La fusión con Koppert, líder mundial en protección biológica de cultivos comprende un paso trascendental y esperado ya que no solo le permite extender sus fronteras, mediante la exportación de inoculantes, sino además implica profundizar un proceso biológico en el que se venía trabajando desde hace años.

Con el lema de “hacer que el campo rinda naturalmente”, Koppert abre el camino a un sinfín de productos biológicos para el control de enfermedades y plagas sin precedentes en el mercado argentino. Detrás de esta rúbrica, años de esfuerzo, investigación, ensayos, registros, ampliación de la capacidad productiva y testeo que hoy llegan al punto de largada.

Agrolink Radio dialogó con Carlos Gaziglia (padre), socio y asesor de Koppert, quien nos contó los detalles de la fusión, que ya lleva dos años, y el lanzamiento de los productos biológicos bajo la órbita de Koppert.

Escuchá la nota completa

«Es increible como los jóvenes se interesan en estos productos que son el futuro».

Ahora Nitrasoil es Koppert

Soplan nuevos vientos en el campo argentino, una invitación a la toma de conciencia respecto al rol medio ambiental que no pierde de vista el vigor y la potencia necesaria para obtener los mejores resultados. La oportunidad de combinar una transformación cultural y liderar el cambio que se viene, una promesa que se viene escuchando pero que hasta aquí pocos pudieron cumplir.

Pasos firmes y concretos

“Creemos que hay mucho espacio para ampliar el mix de biológicos y mejorar la produción agroalimentaria. Es un proceso a largo plazo pero nosotros decidimos dar pasos firmes y concretos”, comenta enfática Emilia Monteleone, a cargo del área de Investigación y Desarrollo de la empresa y continúa detallando con pasión: “Ya en la campaña 2019 realizamos numerosos ensayos a campo con referentes técnicos y productores para conocer el desempeño de estas nuevas tecnologías en nuestros suelos y condiciones agronómicas. Luego, durante la campaña 2020, se llevaron a cabo más de 40 ensayos en los cultivos de soja y maní, con un fungicida biológico formulado con Trichoderma, una alternativa eficaz y sustentable para el control de enfermedades causadas por hongos del suelo y semilla. Los resultados agronómicos son más que positivos a favor de esta tecnología, no sólo por el aumento de rendimiento (promedio 7% sobre el testigo) sino por ser un producto banda verde, sin riesgo de toxicidad para quien lo aplica ni para las zonas urbanas cercanas, con bajo o nulo riesgo de resistencia por parte de los patógenos que controla y con alta residualidad lo que amplía el tiempo de protección de la semilla antes de la emergencia.

Buenas perspectivas

El cierre de la grata charla, a cargo de Carlos Gaziglia, director de operaciones de la compañía,  complementa con ánimo entusiasta la explicación técnica de Emilia: “Somos concientes de la inversión que estamos haciendo así como del compromiso que asumimos como agentes de cambio y promotores de una nueva cultura, una visión que adquirimos en esta nueva etapa que mantiene el ADN de Nitrasoil con un nuego nombre, ahora somos Koppert y nuestro horizonte va más allá de una campaña, se extiende hacia el futuro, una nueva historia comienza.