Otra vez el granizo causó desastre en las chacras de Río Colorado

La localidad no tiene respiro con los fenómenos climáticos. Casi no quedó fruta de calidad en las plantas. El sábado padecieron la primera tormenta y el domingo volvió el granizo y destruyó pelones, manzanas y peras. Hay chacareros que no tendrán cosecha.

Un torrencial aguacero cargado de granizo azotó a un gran sector productivo de la localidad. Causó enormes daños en las chacras de varios productores y se convirtió en el golpe de gracia para muchos que ya habían padecido otra fuerte granizada en la localidad y habían sentido los efectos de las heladas en el inicio de la temporada.

Fue tan intensa la tormenta, que perdieron la poca fruta que habían salvado de las heladas y estaban a punto de cosechar.

El intenso fenómeno se desató pasado el mediodía del domingo y en poco tiempo adquirió una gran intensidad, descargando su furia en una franja de varios kilómetros, con una duración de entre 7 y 10 minutos.

El tamaño de la piedra fue muy variado, pero grande, según el testimonio de los mismos chacareros, lo que causó severos daños en los frutos y en importante número de plantas, lo que anticipa una gran pérdida para un porcentaje de los productores frutícolas.

El sábado el temporal fue menos intenso y había causado temor en las colonias, luego que cerca de las 10,30 de la mañana una tormenta que se formó en poco tiempo, descargó por varios minutos una importante tormenta de granizo con poca agua que afectó principalmente en la zona céntrica de la localidad y en gran parte de la zona productiva.

Los propietarios coincidieron en que la tormenta de piedra había tenido un lapso corto con poca piedra en seco, pero de gran tamaño, por lo que se preveía algún daño menor en carozo, peras y manzanas.

Pero 26 horas más tarde, a las 12,50 del mediodía, prácticamente el mismo sector fue castigado con más intensidad por casi 10 minutos.

Fue como un gran diluvio cargado de granizo que sólo dejó desolación.

Los daños no tardaron en aparecer, poco menos de una hora más tarde, los propietarios de chacras comenzaron a recorrer sus propiedades y comenzaron a ver los notorios daños en pelones, duraznos, peras y en la manzana.

En algunas de las chacras el panorama era desolador. “Prácticamente no me quedó nada, todo es un desastre, esto me hizo bolsa”, señaló el productor Juan García, mientras recorría la zona de desastre. “Las dos tormentas me castigaron, pero hoy (domingo) fue la que más daño me hizo. No sé cómo vamos a seguir.” A poca distancia Raúl Millán indicó que “cuando se comenzó a formar la tormenta pusimos a funcionar los cañones que estuvieron prendido por más de una hora. Pero esta tormenta fue muy fuerte y fue imposible frenarla”. Y agregó “Por momentos fueron piedras con poca agua y después mucha agua con piedra”.

Una hora después del granizo del domingo los chacareros empezaron a ver la gravedad de los daños. Pérdidas totales de carozo y mucha manzana y pera.