Es fin de mes y muchos productores están llevando a cabo la pulverización de la soja de segunda. Con la suba de precios internacionales, el contexto ayuda a los productores y le da un poco más de tranquilidad.

Sin embargo, más allá de la suba de la soja, una vez definida la labor agronómica, hay una lista de herramientas de gestión que están “en la cancha del productor” y que no se tienen que perder de vista para evitar llevarte una sorpresa con tus números.

Te dejamos tres preguntas podés hacerte para saber si estás aplicando herramientas de
gestión:

¿Planificaste la compra de insumos para pulverizar la soja de segunda? Si bien la pulverización de la soja no suele ser compleja y costosa en comparación con otros cultivos, el lote puede estar más sucio o limpio según cómo le haya ido en la cosecha anterior, lo que repercute en los precios de la inversión para la pulverizada. También es una oportunidad para plantearse si es oportuno invertir en limpieza del lote para la próxima campaña. Si ya decidiste qué vas a hacer en la próxima campaña y viste cómo quedó tu lote de la cosecha anterior, es clave planificar la compra de insumos con la mayor anticipación posible y calcular estos costos para que no te lleves una sorpresa en plena campaña.

¿Le anticipaste a tu contratista que querés pulverizar? Avisarle a tu contratista tu plan con la mayor anticipación posible te permite pactar precios, modalidad pago y contemplarlo dentro de tu cashflow y de tu presupuesto. El resultado de poder anticiparle a tu contratista (o tener tu máquina disponible) qué vas a hacer, te permitirá llevar a cabo tu trabajo en tiempo y forma y tener claridad de los movimientos de este mes, lo que te va a evitar un susto.

Y ya que estamos en tema, ¿analizaste la rentabilidad según la semana en que sembraste? Más arriba dijimos que los precios están altos y por lo tanto la coyuntura favorece. Pero no es el único cálculo que deberías considerar a la hora de pensar en cuánto vas a facturar. Como se sabe, mientras más semanas pasen desde que sembraste tu rinde irá bajando y por ende el ingreso neto. No olvides hacer el cálculo estimado de tu rinde contemplando la semana en que sembraste porque te va a dar más claridad de tus ingresos.