La semana pasada se conoció la noticia de que Rusia vetaría el ingreso de carne vacuna argentina por la presencia del anabólico ractopamina en la carne de cinco frigoríficos del país.

La ractopamina funciona como promotor de crecimiento y se utiliza para mejorar la tasa de conversión del alimento en carne en la fase final del engorde. Si bien se usa en Estados Unidos y en otros 20 países, en la Unión Europea está prohibida.

Frigorífico (REUTERS/Marcos Brindicci)

Frigorífico (REUTERS/Marcos Brindicci)

En Argentina tampoco está autorizado, aunque en el pasado hubo varias idas y vueltas. En 2011, por ejemplo, se autorizó. Los productores de carne de cerdo también piden poder usarlo para competir con países como Brasil, que sí lo utilizan.

En Estados Unidos este anabólico fue aprobado en 1999 por la Administración de Alimentos y Medicamentos, pero en octubre de 2019 muchos productores porcinos dejaron de utilizarlo para poder vender su carne a China.

El viernes, autoridades sanitarias rusas y argentinas se reunirán para analizar el tema que afecta las exportaciones de carne a un cliente relevante de la ganadería argentina, ya que Rusia es el quinto destino para la carne vacuna.