La empresa ya incursionó en las importaciones con la adquisición de vinos provenientes de Chile, según informó el gobierno y el sector privado. Lo cierto es que la decisión preocupa ya que RPB Baggio se queda con el 22% de la producción de la provincia, después de La Campagnola y Mosto.

En ese sentido, desde la Cámara de Producción, Empaque y Comercio (CPEC), que reúne a los principales tomateros de San Juan, aseguraron que la medida podría afectar a treinta productores locales y a 37 millones de kilos provenientes de unas 352 hectáreas de tomate industrial o perita.

“Hay un enojo bastante grande porque se ve mucha especulación en el negocio. Estos señores están cerrando una fabrica para importar toda la pasta, da mucha bronca porque esto indudablemente ocasionara una baja en los precios”, dijo el presidente de CPEC, José Luis Martín a Diario de Cuyo. “Lo que está haciendo con los vinos, también lo hará con la pasta del tomate. RPB no piensa comprarle nada a los productores, quedarían varios sin la posibilidad de vender el tomate”, se quejó el titular de Producción, Andrés Díaz Cano.