Sequía: las lluvias fueron insuficientes y se esperan caídas de hasta el 50% en los rindes

Según la BCR, el 42% de la zona núcleo continúa bajo situación de sequía. Existe un gran optimismo en los cultivos tardíos.

sequía

De acuerdo con la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), los acumulados de lluvias ocurridos en los últimos días no han logrado todavía grandes cambios, frente a la extrema sequía que padece gran parte del país.

A su vez, señalan que el 60% de la región recibió un acumulado de 30 milímetros desde que comenzaron las precipitaciones al principio de la segunda quincena de enero. Sin embargo, estas lluvias fueron insuficientes: el 42% de la zona núcleo continúa bajo situación de sequía.

Cabe recordar que esta zona abarca al sudeste de Córdoba, centro y sur de Santa Fe, Entre Ríos y norte de Buenos Aires y La Pampa. Por otra parte, la Bolsa comercial rosarina señala que a pesar de la lluvia, se espera desde un 10 a 50% menos de rinde en soja.

Lee también: La falta de precipitaciones afecta la condición del arroz y preocupa a los productores

«El cultivo puede reaccionar rebotando y haciendo las últimas tandas de flores y tener una última oportunidad para un rinde aceptable. Pero estamos a solo 60 días de la cosecha. El peso de granos me parece que va ser pobre y desparejo. Hay un 20 a 30 % de reducción de rinde sin posibilidades de que cambie”, dicen en Cañada Rosquín de la soja de primera.

Por eso, incluso con lluvias, ya se estiman pérdidas del 10 al 50%. Las últimas lluvias permitieron un mejoramiento en la condición de la oleaginosa, los lotes regulares a malos disminuyeron 5 puntos, ahora totalizan el 30%, y aumentaron los que estaban en buenas a muy buenas condiciones, pasando a ser 70%. Pero la sequía y la ola de calor del último mes dejaron marca.

En Cañada de Gómez se calcula una pérdida del rinde potencial en el 80% de los lotes. En Bigand solo con una nueva lluvia de 60 a 70 mm se verá una mejoría en el cultivo. En San Pedro, noreste de Buenos Aires, las plantas están muy desmejoradas, quedaron muy chicas.

 

En General Villegas, al noroeste bonaerense, se observa aborto de vainas. Más de la mitad de los cuadros de soja de primera de la región están produciendo chauchas (entre R3 y R4). Sin embargo, hay un 45% que está en la última etapa de floración (R2) y aún con cierta oportunidad si logran generar la última tanda de flores.

Lee también: El INYM lanzó un programa para que productores yerbateros accedan a tanques de agua y motobombas

¿Qué rindes se esperan en maíz tras las lluvias?

En  Rojas, dónde normalmente los maíces saltan de los 120 a 140 quintales, la 2021/22 dejará tan solo 40 a 50 qq/ha. El 100% de los cuadros está entre regular a malo, explican los técnicos. «Las lluvias, demasiado tarde», y agregan que: «podría haber algún lote de 80».

En San Pedro, la situación es la misma. Hacia el NO, en General Villegas la situación es menos dramática. «Para el 70 % de los cuadros estimamos rindes de 100 qq/ha. Pero al 30% restante la ola de calor los cocinó: esperamos 50 qq/ha», apuntaron.

Para Santa Fe, en zonas cómo Bigand, los cuadros sembrados en septiembre llegarían a los 70 qq/ha y los de octubre, «van a estar complicados para superar los 40 qq/ha». Los rendimientos medios esperables en Cañada de Gómez oscilan entre los 70 a 90 qq/ha y en Carlos Pellegrini ascienden y podrían estar entre 90 a 100 qq/ha.

Lee también: Brindarán un fondo de $643 millones para el acondicionamiento de escuelas agrotécnicas

Maíz tardío de nuevo en carrera

Los maíces tardíos y de segunda salen de la parada obligada por el estrés y el crecimiento vuelve a tomar impulso. Al contrario de los tempranos, que han quedado fuera de juego, «si llueve a mediados de febrero, para la Floración, tiene buenas chances productivas», dijeron desde Cañada Rosquín.

Los cuadros están en estado vegetativo y las últimas lluvias permitieron recomponer la condición hídrica. Sin embargo, en el sur santafecino los acumulados de 15 y 20 mm no fueron suficientes. En Cañada de Gómez y Bombal, explican que estos milímetros permitieron que el cultivo reaccione, pero no fueron suficientes para recomponer el óptimo estado de los cuadros.

«Hacen falta muchos más milímetros; más teniendo en cuenta que muchos les han aplicado nitrógeno», indicaron.