Tras las lluvias, definen asistencia para los productores

El ministro de Agroindustria de la Nación, Ricardo Buryaile, aseguró hoy que «Nación y provincia estarán con los productores entrerrianos, trabajando juntos para enfrentar las consecuencias de las inundaciones», durante una reunión con el ministro de Producción de Entre Ríos, Carlos Schepens, donde se avanzó en un convenio de asistencia integral que le permita a la provincia acceder a los diversos tipos de asistencia previstos en la emergencia agropecuaria, para los productores afectados por las inundaciones.

«Estamos monitoreando porque, como todavía el agua no bajó, no podemos tener una visión acabada pero tampoco podemos seguir esperando, porque los productores están necesitados», explicó el secretario de Coordinación y Desarrollo Territorial, Santiago Hardie, quién convocó la reunión para «atacar esto conjuntamente con la provincia, privilegiando la situación de los productores».

Durante el encuentro se avanzó en la definición de un convenio de asistencia integral que, en el marco de una emergencia de precisión, determine el nivel de ayuda que van a requerir cada una de las producciones; para ello la provincia debe remitir la información técnica, el listado completo de los productores que ya estén en emergencia, y la propuesta de colaboración para que sea analizado por el Ministerio de Agroindustria y así firmar el convenio.

La reunión permitió la identificación de los productores y cultivos afectados y poder firmar en los próximos días el convenio que permita la asistencia financiera por parte de Nación. Además, la próxima reunión de emergencia se trabajará en una posible ampliación de la emergencia ya declarada en febrero de este año para Entre Ríos.

En este sentido el jefe de Gabinete de la cartera agroindustrial, Guillermo Bernaudo, confirmó que «además se consensuó un apoyo, mediante la Secretaría de Agricultura Familiar, para las pequeños productores de las zonas de islas del Ibicuy, Paranacito, y Ceibas que hoy están necesitando alimento para sus animales».

En la reunión también participó el senador nacional Alfredo De Angeli, quien destacó «el trabajo conjunto de nación y provincia frente a la situación desesperante que vive Entre Ríos, porque se ha perdido mucho y hay gente aislada en los campos».

«El encuentro representa un avance importantísimo porque prácticamente estamos concretando la asistencia la emergencia», destacó el ministro de Producción de Entre Ríos, Carlos Schepens, quien estuvo acompañado por el secretario de Producción Primaria, Martin Barbieri.

Por su parte, el subsecretario de Coordinación Política, Hugo Rossi, señaló que se va a realizar «un análisis técnico en conjunto entre el Ministerio y la provincia, para definir un estrato de productores a asistir», y resaltó que «ya en enero y febrero pudimos avanzar con la emergencia para la provincia, si bien se espera una posible ampliación para otras producciones y áreas».

Inundaciones en la provincia de Entre Ríos

Las precipitaciones ocurridas durante la última semana generaron acumulados promedios de 200 mm en las provincias de Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y cuencas baja y media del Uruguay con valores puntuales que alcanzaron en el norte de Entre Ríos los 400 mm.

En la provincia de Entre Ríos esto provocó el desborde de ríos y arroyos, el desbarrancamiento de sectores costeros, el aislamiento de numerosas localidades y el colapso de servicios públicos. Algunas de las localidades más afectadas son San José de Feliciano, Santa Elena, San Gustavo y Villa Paranacito. El número de damnificados asciende a 12.000 personas en esta provincia.

La situación provincial podría esquematizarse en tres planos diferentes: el Norte de la provincia afectado por las precipitaciones más intensas, con episodios especialmente dañinos. Allí las localidades de La Paz, San Gustavo, San Feliciano articuladas mediante la Ruta Provincia N°1 son las más afectadas existiendo numerosos parajes que se encuentran aislados.

El delta entrerriano constituye un segundo plano de este evento, caracterizado por la afectación de las lluvias locales sumadas a niveles del Paraná sostenidamente altos y el Río Gualeguay desbordado en Rosario del Tala y con la propagación de la crecida en el tramo medio e inferior. Allí las localidades más afectadas son Villa Paranacito.

El tercer subconjunto, con menor afectación que éstas dos primeras, es la cuenca del Uruguay. Allí las localidades de Concordia y Chajarí fueron las de mayores consecuencias. La crecida ocasionada por las lluvias locales sobre el río Uruguay fue en gran medida controlada por la represa de Salto Grande.