Vaca loca: la Argentina revalidó ante Australia el más alto nivel sanitario

Nunca se registró un caso en nuestro país. El Senasa mantiene rigurosas acciones para sostener el estatus y preservar la salud pública.

vaca-loca

Argentina mantiene por séptimo año consecutivo, el máximo reconocimiento del estatus sanitario respecto a la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) otorgado por el Comité australiano de Evaluación de la Inocuidad Alimentaria en del Organismo de Normas Alimentarias de Australia y Nueva Zelanda (FSANZ), relación con esta enfermedad.

Este reconocimiento sanitario, que se obtuvo por primera vez en el año 2015, encuadra a nuestro país en la “Categoría I”. Se basa en la evaluación por parte del FSANZ de todos los puntos de control exhaustivos y estratégicamente establecidos por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), para prevenir la introducción y amplificación del agente que produce la EEB -popularmente conocida como enfermedad de vaca loca- en la población bovina del país, por lo que la carne y los productos vacunos son seguros para el consumo humano en relación a esta enfermedad.

Lee también: Energía sustentable: el paso necesario para el abastecimiento de gas en tiempos de crisis

Es importante mencionar que este reconocimiento contribuye a mantener y fortalecer los compromisos y acuerdos comerciales vigentes de mercancías de origen rumiante que la Argentina tiene establecidos con terceros países. Esta óptima condición se obtiene como consecuencia de nunca haberse detectado la enfermedad en el territorio nacional y por las acciones de control y vigilancia que lleva adelante el Senasa para sostener el estatus logrado y contribuir a preservar la salud pública.

FSANZ es una autoridad legal en la cartera de Salud del gobierno australiano, que desarrolla estándares alimentarios para Australia y Nueva Zelanda. El Código es aplicado por los departamentos estatales y territoriales, las agencias y los consejos locales en Australia; el Ministerio de Industrias Primarias de Nueva Zelanda y el Departamento de Agricultura y Recursos Hídricos de Australia para alimentos importados a Australia.

Por último, vale destacar que la Argentina también está reconocida por parte de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), como país de riesgo insignificante respecto a la EEB.