Buscan lograr un mayor desarrollo agrícola-ganadero en los terrenos productivos de las Fuerzas Armadas asignados al Ministerio de Defensa, en todo el país. Para ello, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra, y su par de Defensa, Agustín Rossi, acordaron incentivar el trabajo interministerial de cooperación.

producción en campos militares

“La estrategia conjunta que estamos haciendo desde nuestra cartera con el Ministerio de Defensa, con Seguridad, con Ciencia y Técnica están demostrando que este es un modelo que viene no como compartimentos aislados, sino con una articulación a través de un proyecto que nos ha propuesto el presidente Alberto Fernández, que es trabajar para el ejercicio de la soberanía y el ejercicio pleno en las áreas que a cada uno les compete”, afirmó Basterra.

“Con esta iniciativa revertimos la política de venta de campos militares de Mauricio Macri y retomamos la cooperación entre los Ministerios de Defensa, y de Agricultura, Ganadería y Pesca, y con el INTI e INTEA”, expresó Rossi en la sede de la Dirección de Remonta y Veterinaria, dependencia del Ejército Argentino, en el barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires.

Lee también: “Megafactorías porcinas”: más dudas que certezas sobre las inversiones chinas

En cuanto a los usos de las tierras, una parte de esas tierras tienen objetivo militar, ya que se utilizan para la instrucción del personal; otras tienen objetivos productivos que se utilizan dentro del Ejército, como es la cría de caballos y de mulas, otras hectáreas se utilizan para la alimentación de esos animales, entre otros objetivos.

En este sentido, continuó Rossi: “Con el ministro Basterra llevamos adelante acciones conjuntas para el abastecimiento autónomo y fomento equino de las Fuerzas Armadas. Los campos militares volverán a contar con asistencia técnica del INTA para la producción agropecuaria, cuidando los suelos”.

Asimismo, se adelantó que ya comenzaron las tareas conjuntas de forestación y producción de forrajes en las provincias de Corrientes, Mendoza y, en Buenos Aires, en Campo de Mayo. “El acuerdo entre Defensa y Agricultura permitirá fomentar la producción equina y bovina como así también la agricultura periurbana en terrenos productivos de las Fuerza Armadas”, señaló Rossi.

El ministro Rossi fue categórico al afirmar que al llegar a la función hubo que impedir diversos remates de inmuebles bajo la órbita del Ministerio de Defensa. “Lo que hicimos fue frenar el remate inescrupuloso que se llevaba en la gestión anterior al convertir todas las tierras del Ejército y del Ministerio de Defensa en negocios inmobiliarios, que nada tenía que ver con la política de Defensa”.

Lee también: Peligra la próxima campaña algodonera: el sector pide posponer el pago de impuestos

Basterra concluyó al destacar que “nuestros equipos se han puesto en contacto y están proyectando este camino que planteaba el Ministro Rossi. Ya se están llevando acciones de ocupación de esas tierras que sean productivas, por un lado para generar recursos no sólo de tipo monetarios sino de tipos estratégicos y que se complementan por otro lado con otro tipo de actividades que tienen que ver con la articulación de la investigación”, en donde intervienen otros organismos del Estado.

El acuerdo tiene como finalidad retomar el trabajo interministerial iniciado con el convenio del 27 de marzo de 2007 y sus ampliaciones, con el objeto de establecer la cooperación y colaboración a través del aporte y prestaciones de servicios recíprocos en el ámbito de sus competencias.

Por un lado, el Ministerio de Defensa cuenta con inmuebles asignados en uso y administración en los que se realizan actividades productivas enmarcadas en las leyes de Abastecimiento Autónomo y de Fomento de Équidos, que complementan el uso específico militar para instrucción y maniobras de las Fuerzas Armadas. Y por otra parte, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca tiene los recursos humanos y capacidades técnicas para llevar adelante proyectos productivos agrícola-ganaderos, y fomentar de esa manera el trabajo de los pequeños y medianos productores rurales, y apuntar a su desarrollo autónomo y sustentable.

Con esa reactivación se intenta mejorar la planificación y gestión técnica en los campos en producción, con apoyo del INTA; camino que ya se transitó hace años y que en julio de 2013 se respaldó con la Resolución Nº 517 que constituía en el Ministerio de Defensa la Unidad de Coordinación de Producciones Agropecuarias. En esa oportunidad, se había trabajado intensamente, planificando la gestión de los campos con un horizonte de diez años, buscando conservar el suelo, con rotación de cultivos, y con producción integrada.

A través de esta cooperación interministerial se podrán establecer prestaciones de servicios recíprocos en la planificación de la producción agropecuaria, asistencia técnica, vinculación tecnológica, entre otros servicios.

También el acuerdo permitirá actualizar el relevamiento de inmuebles asignados en uso y administración a las Fuerzas Armadas con aptitudes productivas, y desarrollar una planificación estratégica para producción sustentable en el marco de buenas prácticas. Esta planificación, -se aclara- no debe afectar el uso militar para instrucción y maniobras, sino complementarlo.