tambo

MEPROLSAFE, ante una nueva y repetida crisis de la cadena láctea que pareciera se avecina para la próximos meses del 2020, y compartiendo las declaraciones públicas del coordinador general del OCLA  cpn. Jorge Giraudo, quiere fijar su posición al respecto:
Desde el OCLA, a través del análisis de las distintas fuentes que consultan nos describen el
contexto que se avecina:

  • SOBREOFERTA PRIMAVERAL  de leche cruda: 10.500  millones de litros/año.
  • MERCADOS  INTERNOS Y EXTERNOS  con precios deprimidos como consecuencia de la
    pandemia.
  • CONSUMO INTERNO de 182 lts/habitante/año, que equivale a 8.500 millones de lts/año.
  • EXPORTACIONES con baja de volúmenes.
  • SOBRANTE de colocación  de aproximadamente 1.000 millones de lts./año.

Un escenario mundial con algunos de estos componentes ha llevado en las últimas semanas en algunos países, a que los productores vuelquen (tiren) leche en los canales ante la imposibilidad que las industrias absorban esos volúmenes. MEPROSALFE como entidad de productores no quiere que una situación similar se pueda repetir en nuestro país. Por tal razón se anticipa y convoca al Gobierno Nacional y a todas las partes de la cadena, se discuta hoy una estrategia para evitar consecuencias que se pueden lamentar y que pueden tener un gran impacto social y económico.

Solicitamos URGENTE el nombramiento de un funcionario idóneo en la Dirección de Lechería de la Nación ya que esa área después de seis meses de haber asumido el gobierno no cuenta con un titular que defina la política sobre lechería.

El panorama que se nos presenta es preocupante y sabemos hacia dónde nos conduce:
congelamiento y/o baja del precio de la leche cruda al productor en un contexto inflacionario previsto en el orden del40/45% anual. En consecuencia nos lleva a tener renta negativa, baja de la producción en el corto plazo y al cierre de tambos de baja escala que pierden competitividad.

Entendemos que el sector industrial también debe aportar ideas para mantener el equilibrio de la cadena. Si esto se logra se evitará que la lechería nacional continúe achicándose, sin crecimiento alguno. No queremos volver a propagar un mensaje que nos resulta negativo y contradictorio. El de insistir una vez más a los productores, que articulen los mecanismos  técnicos que disponemos para bajar los volúmenes de producción.

Nuestras propuestas son muy conocidas en todos los ámbitos y estamos dispuestos a continuar dialogando y buscando consenso. Pero no queremos seguir financiando los stocks en tiempos de sobreoferta.