tizón foliar del maíz

El tizón foliar es conocido como una de las enfermedades del maíz que reduce su rendimiento. Exserohilum turcicum es el hongo que la causa y presenta una alta variabilidad genética. En Argentina y Brasil hay una presencia de genes de resistencia en híbridos de maíz cultivados.

Un equipo de investigadores del INTA, del Conicet, y la Universidad Nacional del Noroeste de Buenos Aires (Unnoba), buscan conocer cuáles son las diferentes razas presentes en la región, para la búsqueda de un mejoramiento genético.

Lee también: Evalúan la respuesta a fungicidas de las variedades de trigo más rendidoras

Debido al impacto del tizón foliar del maíz, una estrategia para el manejo integrado de enfermedades es el uso de híbridos resistentes. La resistencia está determinada por los genes propios de la planta que interfieren de forma total o parcial con el crecimiento y desarrollo del patógeno.

tizón foliar del maíz

El gen Ht, proveniente de la planta, recibe esta denominación en referencia al antiguo nombre del hongo Helminthosporium turcicum (Ht). «Es importante destacar un concepto fundamental en patología que es el de ‘reconocimiento’, instancia que se da entre la planta y el patógeno”, expresó María Belén Kistner –INTA-Conicet– y agregó: «La resistencia resulta del reconocimiento gen a gen entre un gen de Avirulencia presente en una raza fisiológica o variante del hongo E. turcicum y un gen Ht del maíz».

«Un mayor conocimiento sobre la distribución de razas en las poblaciones de E. turcicum puede revelar indirectamente cuáles son los genes Ht más cultivados en estas regiones. Es por este motivo que realizamos una evaluación de raza de aislamientos de E. turcicum de la Argentina para guiar los programas de mejoramiento genético de maíz», explicó Juliana Iglesias, especialista en genética vegetal en la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Pergamino del INTA.

Lee también: La campaña fina 21/22 tendrá una siembra récord de 8.25 millones de hectáreas

Hay dos vías de control para dicha enfermedad. Por un lado, la utilización de químicos, cuyo funcionamiento resulta limitado ya que al mutar las razas fisiológicas pueden volver desadeudado estos productos y sus efectos. O, la resistencia genética a nivel de la planta como hospedante, la cual puede ser hacia una raza dada del patógeno o hacia muchas razas.

Cabe destacar la magnitud de los efectos provocados por esta enfermedad: «En algunos países se reportaron pérdidas de rendimiento de hasta un 40 % cuando la planta de maíz hospedante es infectada por el hongo en el período comprendido entre las dos a tres semanas posteriores a la polinización», indicó Kistner.

Tizón foliar del maíz: geolocalización de la población patógena

En un trabajo conjunto entre Brasil, Alemania y la Argentina se muestrearon hojas de maíz con síntomas típicos de la enfermedad, pertenecientes a áreas de producción maicera en Argentina y Brasil. De esta manera se obtuvieron 184 aislados de E. turcicum monospóricos: 66 aislamientos de Argentina recolectados durante 2015, 2018 y 2019; 118 aislamientos de Brasil recolectados durante 2017, 2018 y 2019.

tizón foliar del maíz
Fuente INTA

En la Argentina se recolectaron muestras de hojas de regiones con un clima templado o pampeano o clima subtropical; mientras que en Brasil fueron recolectadas muestras de regiones con un clima templado, subtropical de altitud o clima tropical. Para ambos países los programas de mejoramiento de maíz desarrollaron híbridos adaptados a las diferentes regiones agroecológicas en donde se produce este cereal.

Impacto en la producción regional de maíz

La alta frecuencia de aislamientos de raza 0 proporciona evidencia de que la resistencia cualitativa basada en los genes Ht probados no se utiliza ampliamente en la Argentina y Brasil para controlar el tizón de la hoja del maíz del norte. «Esta información puede ser relevante para los productores y programas de mejoramiento ya que la incidencia de NCLB está aumentando en ambos países y la utilización de resistencia cualitativa podría ser rápidamente superada por nuevas variantes», concluye la bióloga de la EEA Pergamino.

Fuente: INTA Informa