Argentina ya empezó a transitar el camino de la electromovilidad

Hace algunos días, el Gobierno presentó en la planta de Toyota en Zárate la Ley de Movilidad Sustentable. Allí dictaminó cuál será la fecha límite para que no se produzcan ni se vendan más vehículos a combustión en el país.

0
35

El mundo de los vehículos está cambiando desde hace un tiempo, la industria automotriz a nivel mundial está transitando el camino de la electromovilidad y Argentina no es la excepción. La clara muestra se vio hace algunos días cuando el Gobierno Nacional presentó la Ley de Movilidad Sustentable. Allí se estipuló cuándo se le dará fin a la comercialización y fabricación de vehículos a combustión. A su vez, otro punto a destacar son los descuentos a quienes compren un vehículo con esta mecánica sustentable.

Escuchá la columna de Ariel Berra en Agrolink Radio

 

El anunció de esta Ley la realizó Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, en un evento realizado en la planta de Zárate de Toyota, donde también estuvo presente el Presidente Alberto Fernández. La Ley de Movilidad Sustentable ya fue enviada este año por el Gobierno al Congreso para que se prohíban los motores a combustión para el 2041, además de desarrollar la tecnología eléctrica en Argentina.

El Gobierno promete con ella la creación de 12.500 puestos de trabajo en terminales automotrices, de 6.000 puestos en sectores autopartistas y de 2.500 puestos en fabricantes de baterías, con un escenario de inversiones de 8.300 millones de dólares y exportaciones por 5.000 millones de dólares.

El objetivo de la ley es «promover la utilización creciente y sostenida de vehículos propulsados con fuentes de potencia no convencionales, de producción nacional«. Se incluyen a todos los segmentos de movilidad terrestre: livianos, medianos, pesados, de pasajeros, de carga, la micromovilidad, los experimentales y los designados por la Autoridad de Aplicación.

Por primera vez se pone arriba de la mesa una fecha límite para que las distintas marcas automotrices dejen de producir vehículos nafteros y diésel. Obviamente falta aún que las dos cámaras (diputados y senadores) terminen de ratificarla. Yendo a otros países del mundo, varios de ellos pusieron al 2030 como el horizonte para que sus sociedades se vuelquen por completo a la era eléctrica.

Un dato a tener en cuenta es que la ley habla «exclusivamente» de los vehículos propulsados a combustión. Por ende, se entiende que el Proyecto contempla seguir permitiendo más allá de 2041 la fabricación de modelos con mecánica híbrida, aquellos que combinan un motor a combustión con uno eléctrico. En la Argentina, sin embargo, todavía no se produce ninguno con este tipo de motorización.

A su vez, el proyecto de ley propone un Bono Verde para los compradores. Se trata de un descuento directo sobre el precio del vehículo y en el equipo auxiliar; es decir, en el cargador. A su vez, plantea la remoción de la base imponible en bienes personales de los vehículos de movilidad sustentable.

Para la oferta, crearía un régimen (RENFOMS) que obligaría a presentar uno o más proyectos productivos para ser elegible a los beneficios. Entre ellos habría beneficios fiscales estáticos y dinámicos, por el cumplimiento de metas predeterminadas en exportaciones, creación de fuentes de trabajo, mejora tecnológica y productividad sostenidas, desarrollo de proveedores e inserción federal.