bienestar animal

En la Argentina, cerca del 40 % de los bovinos pasan por sistemas de engorde a corral y hay, al menos, 1.200 establecimientos de feedlot registrados en el Senasa. En este contexto, resulta clave contar con un protocolo de evaluación de bienestar animal adaptado a los establecimientos argentinos para acompañar al sector ganadero nacional.

Reunidos de forma virtual, Juan José Grigera Naón –presidente del IPCVA– y Carlos Parera –director nacional del INTA– presentaron Bienest.AR. Se trata de un protocolo de evaluación de bienestar animal con características propias de los sistemas productivos de la Argentina y basado en el europeo Welfare Quality®, de amplio reconocimiento mundial. El logro es fruto del trabajo de especialistas del INTA y del Senasa, con financiamiento del IPCVA.

Lee también: Los supermercados se diferencian del campo y aseguran que acompañarán todos los programas de precios, siempre que la industria entregue los productos

En un encuentro virtual, Juan José Grigera Naón –presidente del IPCVA– y Carlos Parera –director nacional del INTA– presentaron Bienest.AR, un protocolo de evaluación.

“Este protocolo nos permite evaluar de forma objetiva las condiciones de bienestar animal para lo que hace a las buenas practicas ganaderas” y agregó: “Este protocolo es muy valioso para la ganadería nacional”. En esta línea, ponderó el trabajo realizado con el INTA y señaló que “es una muestra más del trabajo que se viene haciendo desde el IPCVA en articulaciones público-privadas”, dijo Grigera Naón.

A su turno, Parera reconoció que esta presentación es “muy importante por muchas razones” y se refirió a la relación público privada con el IPCVA y la consideró “virtuosa”. En cuanto al protocolo Bienest.AR aseguró que “es muy importante para la ganadería argentina pero también para América y por qué no para todo el mundo”.

“Es un trabajo multidisciplinario de varias instituciones que contribuyeron a generar este protocolo y creo que va a tener un impacto importante en los mercados y en la producción para demostrar que la tecnología es la herramienta para alcanzar estos objetivos”, señaló. Y agregó: “Es un estupendo trabajo y va a tener un gran impacto”.   Por su parte, Storni consideró el protocolo como un trabajo fundamental para el sector y destacó el acompañamiento del INTA en este logro. En esta línea, Langman agradeció la presencia de las instituciones que fueron parte del logro. “Es un verdadero honor”. Para el especialista, resulta “clave” promover el bienestar animal en los establecimientos para mejorar la calidad y cantidad de carne, así como la calidad ética. Además, se mejora la seguridad de los trabajadores, las exigencias reglamentarias y la valorización del producto.

De acuerdo con Langman es importante contar con un protocolo, dado que “su implementación permitirá evaluar de manera íntegra y objetiva un establecimiento que tenga interés en diagnosticar su sistema de engorde o quiera trazar un plan de mejora específico, como así también el de aspirar a futuro a un proceso de certificación de bienestar animal”.

En la confección de Bienest.AR, participaron especialistas del INTA, del Senasa, de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UBA, de la Universidad Católica de Salta (UCASAL), del Instituto de Investigación propiedad de la Generalitat de Catalunya, España, (IRTA), la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas (SLU), la Pontificia Universidad Católica de Paraná (PUCPR) de Brasil.

Además, el proyecto contó con el acompañamiento y financiamiento del Instituto de la Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) en el marco de un convenio de cooperación técnica INTA-IPCVA y la colaboración de la Cámara Argentina de Feedlot (CAF).