biocombustibles

La Comisión de Energía y Combustibles de la Cámara de Diputados inició esta mañana el tratamiento del proyecto de ley que propone extender hasta 2030 un nuevo régimen de biocombustibles y reducir del 10% al 5% el corte obligatorio del gasoil con biodiésel.

El presidente de la comisión, Omar Félix (Frente de Todos) señaló que la reunión informativa es para escuchar a los productores y empresas del sector y dijo que el dictamen se tratará en la próxima reunión.

El representante de la Cámara de Industrializadores de Granos y Productores de Biocombustibles en Origen (Cigbo), José Vicente Porta, dijo que «no podemos dar ningún paso para atrás y no podemos bajar el corte de biodiésel, como propone el proyecto».

Agregó que «no se puede separar la producción de etanol, de burlanda y de otros insumos, es una integralidad, no podemos dejar a los animales sin comida porque decidieron no hacer cortes de la nafta»

Juan Carlos Bojanich, de la Cámara de Empresas Pymes Regionales Elaboradoras de Biocombustibles (Cepreb), señaló que con la actual ley «se han realizado inversiones para instalar plantas que permitieron el desarrollo de economías regionales, exportaciones que generan divisas».

En ese marco advirtió que si se rebaja el corte al 5% «se verán afectadas muchas empresas PyME», que tendrán dificultadas para mantenerse.

El representante de la cámara Alejandro Abad afirmó a su vez que las empresas «han invertido millones de dólares» y consideró que «sería lamentable volver atrás».

«Nadie hubiese instalado una planta sino hubiera existido esta ley y se van a cerrar las PyMEs si no se mantiene, necesitamos el corte del 10%», sintetizó.

El debate se realiza en medio de la demanda de productores y legisladores opositores para extender hasta 2024 el actual régimen, tal como ya aprobó el Senado, debido a que la norma original vence el 12 de mayo próximo.

Lee también: Ley de biocombustibles: «El proyecto que busca bajar el corte de bioetanol es muy retrógrado»

El proyecto presentado por Félix junto a diputados del Frente de Todos mantiene el sistema de promoción y fabricación de biocombustibles hasta 2030 y mantiene el corte de nafta con etanol en torno al 12% actual.

En el caso del combustible elaborado a base de caña de azúcar, los volúmenes deberán ser del 6% de la mezcla mínima obligatoria, mismo porcentaje establecido para el bioetanol a base de caña de maíz.

Sin embargo, señala la iniciativa, la Secretaría de Energía podrá «elevar el referido porcentaje mínimo obligatorio cuando lo considere conveniente en función del abastecimiento de la demanda, la balanza comercial, la promoción de inversiones en economías regionales, y/o razones ambientales o técnicas».

De forma inversa, el corte podrá reducirse hasta el 3% «cuando el incremento en los precios de los insumos básicos para la elaboración del biodiésel pudiera distorsionar el precio del combustible fósil en el surtidor o ante situaciones de escasez de biodiésel por parte de las empresas elaboradoras».

El proyecto mantiene beneficios impositivos al fijar que el biodiésel y el bioetanol no estarán gravados por el Impuesto a los Combustibles Líquidos (ICL) y por el Impuesto al Dióxido de Carbono (ICO2).