¿Cuál es la clave para reducir las emisiones de metano en la producción de carne sin perder calidad?

Un estudio de IPCVA demuestra cuáles son las herramientas para producir carne vacuna de manera sustentable.

carne

El Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) trabaja constantemente para mejorar la producción nacional y cuidar el medio ambiente simultáneamente. En este marco, meses atrás el IPCVA presentó «Carne Argentina, Carne Sustentable», un documento interdisciplinario que realizó la Red de Seguridad Alimentaria del CONICET.

Dicho trabajo «es un relevamiento profundo que nos muestra qué estamos haciendo bien y qué tenemos que mejorar». En la nueva presentación titulada «Reducción de la intensidad de emisiones de metano y su impacto sobre la calidad de carne vacuna de sistemas de producción de base pastoril”, se promueven distintas alternativas para mejorar la eficiencia de la producción de carne con menores emisiones de GEI por unidad de producto.

Lee también: «La ganadería es parte de la solución»: IPCVA lanzó un informe sobre la sustentabilidad de la carne argentina

¿Cuáles son las herramientas? Una de las principales para mejorar la eficiencia de producción y la calidad del producto es «el manejo de la calidad y cantidad de alimento que consumen los animales» y «esto permite acortar el tiempo necesario para alcanzar los objetivos de crecimiento y engorde planteados».

Metodología del trabajo

El proyecto evaluó el uso de la suplementación de novillos de carne en 2 momentos de la recría, al inicio de un destete anticipado a corral y durante el pastoreo invernal de pasturas de alta calidad. El objetivo del mismo fue elegir la mejor combinación que demuestre un mejor desempeño productivo, características de la res, calidad de carne y a su vez, menores emisiones de GEI por unidad de producto.

Este experimento se realizó con 40 terneros Aberdeen Angus, en 20 de ellos fueron destetados a los 140 días de edad y alimentados a corral durante 60 días con una dieta a base de grano de maíz, expeller de soja y ensilaje de planta entera de maíz.

Lee también: Con la presencia de Alberto Fernández, se inauguró el Clúster de Energía Renovable Nacional en San Juan

Una vez finalizado este periodo, estos novillitos se juntaron con los 20 restantes que permanecieron al pie de la madre hasta los 210 días de edad y ambos grupos fueron recriados en pasturas de alfalfa y festuca, asignada en franjas de tres días con alta carga animal.

Mientras que en los meses de invierno, se realizó una combinación de tratamientos de alimentación temprana y suplementación invernal en pastoreo.

El resultado final

Los experimentos realizados demostraron que la suplementación invernal en pastoreo permitió reducir significativamente la intensidad de emisiones de metano, sin alterar el peso final de faena ni la calidad tanto de la carcasa como de la carne producida.

Para todos los tratamientos, se observaron altos rendimientos de res (57,5%), óptimo nivel de engrasamiento de res (9,4 cm) y buenos valores de terneza, que junto al color de la carne y de la grasa es uno de los parámetros de calidad de la carne más buscados por el consumidor.

Lee también: El mejor bife del mundo es argentino: un frigorífico bonaerense se subió al podio

En este sentido y contribuyendo de forma positiva a la calidad de la carne, tanto el color de la carne como el de la grasa subcutánea fueron similares entre los tratamientos y no se encontraron cortes oscuros ni colores de grasa amarillentos que son rechazados por el consumidor.