¿Cuáles son los beneficios de la Ley Automotriz impulsada por el oficialismo?

Comenzó a debatirse en Diputados un proyecto que quiere colocar como industria estratégica al sector automotriz y autopartista. Conocé los detalles.

El martes comenzó a debatirse en la Cámara de Diputados el proyecto de “Promoción de Inversiones en la Industria Automotriz” o ley automotriz. El objetivo de la iniciativa es declarar como industria estratégica al sector automotriz y autopartista, ya que ofrece beneficios fiscales a todos los eslabones de la cadena de producción, como por ejemplo nuevas inversiones que generen mayor rendimiento, exportaciones e integración de componentes locales.

La columna de Ariel Berra en Agrolink Radio

La Ley de Promoción de Inversiones en la Industria Automotriz prevé beneficios como la devolución anticipada del IVA, amortización acelerada en el Impuesto a las Ganancias y derechos de exportación del 0% hasta diciembre de 2031.

El envío del proyecto de ley automotriz ocurrió en agosto de 2021 y quedó en gateras. El Poder Ejecutivo lo puso en la agenda de temas otra vez en febrero 2022, al ser incluido en las sesiones especiales. Ahora llegó su turno y será discutidos en el plenario de comisiones de Industria y de Presupuesto. El oficialismo acelera la aprobación de esta iniciativa, ya que es un punto clave en el marco de la recuperación económica y mejora del empleo y la producción a nivel nacional.

Las medidas de incentivo están orientadas a los nuevos proyectos de inversión que aseguren mayor producción, exportaciones y empleo en las terminales y empresas autopartistas, de manera de agregar valor a partir de procesos industriales.

La promoción alcanzará a los «proyectos de inversión que incluyan plataformas exclusivas regionalmente y niveles mínimos de contenido nacional», de acuerdo al texto del proyecto, en el que se precisa que abarcará los procesos de producción de automóviles, pick ups, vehículos comerciales, buses y camiones, así como motorizaciones y autopartes.

En ese esquema, los proyectos de fabricación de vehículos deberán contemplar un contenido mínimo nacional del 15% durante los primeros 3 años de producción y del 20% los siguientes dos años. En el caso de motorizaciones será de 10% durante los primeros 3 años y 15% en los siguientes dos.

A su vez, las inversiones en bienes de capital e infraestructura aprobados por la Secretaría de Industria, contarán con créditos fiscales por el IVA, la amortización acelerada en el Impuesto a las Ganancias y derechos de exportación del 0% hasta el 31 de diciembre de 2031.

En Argentina hay radicadas 11 terminales automotrices que producen autos, pickups, comerciales livianos, camiones, buses y autopartes, y más de 400 autopartistas que fabrican sistemas de climatización, de escape, suspensión, transmisión, neumáticos, baterías, bombas, filtros, piezas estampadas, piezas plásticas, partes de motor y asientos, entre otras.

En 2020, en el marco de la pandemia y las restricciones sanitarias, las terminales locales produjeron 269.592 vehículos, muy por debajo del récord de producción que se registró en 2011, con 828.771 unidades, en un contexto en el que las automotrices ya anticipaban estar en condiciones de alcanzar la cifra de un millón.

«Uno de los objetivos del Gobierno nacional es potenciar el crecimiento de dicha cadena de valor de manera sustentable, incentivando las inversiones en plataformas de producción eficientes, exclusivas a nivel regional y con escala internacional, que permita tener una alta inserción exportadora y altos niveles de integración nacional de autopartes», sostiene el proyecto.

Los proyectos de fabricación de vehículos deben contemplar un contenido mínimo nacional del 15 % durante los primeros 3 años de producción y del 20% los siguientes dos años.

A través del proyecto se crea el «Programa de Fomento a Nuevas Inversiones de la Industria Automotriz-Autopartista», que comprenderá las inversiones en bienes de capital nuevos y obras de infraestructura realizadas por empresas industriales radicadas en Argentina.

Según el texto, los beneficiarios podrán ser aquellas empresas que cuenten con proyectos de inversión aprobados por la autoridad de aplicación, mientras que no podrán acogerse al programa quiénes estén declarados en quiebra, se encuentren en otro régimen de promoción o tengan morosidad.

De acuerdo a la iniciativa, los proyectos de inversión «deberán necesariamente involucrar la producción de: nuevas autopartes o autopartes ya producidas al momento de la inscripción al régimen, que involucren una mejora sustantiva en la capacidad de producción».