La Federación Agraria Argentina Filial Laguna Naineck, en la provincia de Formosa, le pidió al gobernador Gildo Insfrán, que extienda la emergencia agropecuaria a los cultivos de banana, mandioca, batata y tomate, dentro de los departamentos en donde se realizaron esta actividad. El Decreto de Emergencia Agropecuaria Nº 183/20 se encuentra viegente para actividades ganaderas agrícolas y apícolas.

Desde la entidad sostienen que los cultivos que piden que se incluyan en la emergencia agropecuaria, sufrieron daños de más del 50% en germinación y capacidad de rendimiento, por efectos de sequias prolongadas y heladas.

FAA advierte que las sequías se viene dando desde el inicio de año hasta la fecha, además de las heladas que afectaron fuertemente los cultivos. “En el caso de la banana, insidió directamente en el rinde de la producción y desarrollo pleno de la fruta en gran parte de la etapa del grueso de la cosecha, haciendo que la fruta no llegue al calibre deseado y así mismo adelantando prácticamente en 30 días el final de la cosecha del presente año y la continuidad de producción en baja escala como suele ocurrir en este periodo de cada año”

En tanto, la mandioca y la batata sufrieron la falta de germinación y reducción de planta en lote sembrado y en el caso del tomate, los efectos fueron el bajo rendimiento por desfloración y además muy bajos calibres de las frutas que lograron permanecer en planta.

Por otro lado, solicitan la creación de un Destacamento de Cuerpo Bomberos en dicha localidad, para afrontar situaciones de emergencias como incendios o accidentes que requieran la actuación de estos profesionales.

Lee también: ¿Plantar árboles sirve para mitigar el calentamiento global o solo calma nuestra consciencia?

En la carta enviada al gobernador, los representantes de la entidad- Pánfilo Ayala y Luis Rolando- recuerdan que en los últimos días, como consecuencia del clima seco, la sequía y los fuertes vientos, focos de incendios arrasaron con grandes extensiones de campos, causando pérdidas millonarias.

Si bien reconocen la existencia de un cuerpo de bomberos en Laguna Blanca, advierten que el mismo no es suficiente ante la cantidad de accidentes e incendios que se vienen sucediendo en forma simultánea en toda la zona. 

“Nuestra localidad cuenta con cerca de 20.000 habitantes dispersos dentro de las 17 colonias donde existen también 17 establecimientos educativos, cerca de una treintena de centros religiosos, 3 estaciones de servicios donde se expende combustible, 5 fábricas de cajones de madera y más de un centenar de comercios de distintos rubros. Por lo cual consideramos hacen necesario dotar de un Destacamento de Cuerpo de Bombero en nuestra localidad para la actuación inmediata de estos profesionales cuando así se lo requiera”.