GOLDLEAF, el primer y único fungicida multisitio para soja de la Argentina

UPL lanzó una herramienta que actúa en 8 sitios de la célula del hongo y que ha demostrado ser muy efectiva en el control y manejo de enfermedades resistentes en el cultivo de soja.

GOLDLEAF

UPL lanzó GOLDLEAF, el primer fungicida foliar, triple mezcla, multisitio y sistémico para soja, que está compuesto con Azoxystrobin, Protioconazole y Mancozeb en formulación WDG, con excelente calidad de disolución. Una herramienta que actúa en 8 sitios de la célula del hongo y que ha demostrado ser muy efectiva en el control y manejo de enfermedades resistentes en el cultivo de soja.

«De los 16 millones de hectáreas de soja que se siembran, solo se usan fungicidas en el 40% o 50% de la superficie y en la mayoría de los casos se aplica una sola vez. Pareciera que no hay una gran presión de selección, y sin embargo estamos encontrando patógenos resistentes”, dijo el fitopatólogo de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, Marcelo Carmona, en la charla debate organizada por UPL con motivo del lanzamiento técnico del nuevo fungicida GOLDLEAF. «Perdemos un 6% de rendimiento. Se trata de un problema que crece en forma silenciosa», acotó el asesor especialista en fungicidas, Alejandro Porfiri.

«Estamos transitando un escenario dramáticamente diferente al de hace algunos años porque comienzan a evidenciarse problemas de fallas de control”, y uno de los principales motivos es «la aparición preocupante de cepas de hongos resistentes a una parte importante de los fungicidas que hay en el mercado”, analizó Carmona.

Lee también: UPL lanza «Gigaton Challenge»

Según el especialista, las resistencias surgen porque las poblaciones de hongos son muy numerosas y ocurren mutaciones (cambios genéticos). “El hombre, a través de su presión de selección –al incorporar siempre el mismo fungicida, el mismo mecanismo de acción o realizar malas prácticas agronómicas- hace que los individuos resistentes, que son escasos, empiecen a ser dominantes y desplacen a las poblaciones sensibles a esos fungicidas”, indicó.

Andrés Fabbris Rotelli, gerente de Fungicidas e Insecticidas de UPL Argentina, remarcó que GOLDLEAF se trata de “un producto ideal para manejar patógenos resistentes como cercospora, mancha ojo de rana y mancha marrón”. En cuanto a su dinámica, explicó que el Mancozeb es “la columna vertebral” del producto, ya que actúa en 6 puntos de la célula fúngica. GOLDLEAF “no sólo es efectivo en sí mismo sino que además es un aliado para proteger a los otros modos de acción”, detalló. Además, reveló que el producto ha sido probado en ensayos en diferentes lotes de la zona núcleo, NOA, NEA (con mucha presión de selección) y “ha demostrado una excelente performance en todas las pruebas”.

Esta afirmación fue refrendada por Alejandro Porfiri, asesor especializado en fungicidas. “El producto funciona bien; está claro que es superior a las tecnologías tradicionales. En mi zona (sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires), lo he podido corroborar en el tratamiento de mancha marrón, donde ha tenido una altísima eficacia”, aseguró. Así mismo, destacó que en GOLDLEAF se nota claramente el aporte del Mancozeb y del triazol, no solo por su eficacia para combatir estos patógenos.

“Siempre digo que no solo hay que tener en cuenta la molécula sino también la dosis que se va a usar, eso es crucial. Claramente es un producto recomendable”, remató.

En tanto que Carmona retomó explicando que –a diferencia de los fungicidas unisitios, que accionan en un sólo punto específico– los multisitios, como el Mancozeb, actúan sobre la célula fúngica en 6 puntos de control. “De este modo, el hongo no tiene las mismas chances de volverse resistente”, puntualizó. A su vez, sostuvo que la mayoría de los fungicidas que se utilizan en el mundo son unisitios pero, “como van avanzando los nuevos escenarios, los multisitios van a ser una necesidad”.

GOLDLEAF, además de los 6 puntos de control que proporciona el Mancozeb, agrega dos puntos más aportados por Azoxystrobin (estrobirulina) y Protioconazole (triazol), que lo convierte en un producto muy completo y de probada eficacia.

Lee también: UPL Argentina es finalista en los Crop Science Awards con su campaña de marketing

El manejo sanitario y los desafíos de la sustentabilidad

Los especialistas consideraron que el control químico es fundamental pero solo no basta para hacer frente a las nuevos retos de la agricultura del presente y sobre todo del futuro.

Rodrigo Ramírez, gerente General de UPL Argentina, sostuvo que es necesario cambiar la visión para encarar los desafíos que vienen, donde la cuestión de la sustentabilidad tiene un lugar fundamental.  En este aspecto, consideró que “el mundo necesita soluciones ambientalmente sustentables y sostenibles” que “respondan a las demandas de este tiempo, como el balance de carbono y el cuidado de los suelos”. Y agregó que “tenemos que pensar los productos de acuerdo a las problemáticas de los productores. El lanzamiento de estas herramientas es  un aporte para alcanzar estos nuevos desafíos”.

Lee también: Un productor propone reducir en un 90% el uso de agroquímicos en respuesta a la campaña «Basta de Venenos»

Carmona, por su parte, remarcó que en los últimos tiempos “la dinámica ha sido dramática” y es necesario ir por un camino diferente en cuanto al manejo de enfermedades. Por eso, sostuvo que la clave está en la toma de decisiones: “Si vamos siempre con el misma plataforma tecnológica, si utilizamos siempre el mismo fungicida, si seguimos pensando que el control químico es la única alternativa; a la larga vamos a generar presión de selección”, enfatizó.

Para Fabbris Rotelli, las buenas prácticas agronómicas son fundamentales para cuidar “las pocas herramientas que tenemos para ser sustentables y prevenir a tiempo los graves problemas de las resistencias”. En la misma línea, Porfiri insistió en que “debemos ser más proactivos» y aseguró que el uso “de estas herramientas pueden evitarnos escenarios muy complicados”.

¿Por dónde es el camino, entonces? Reconocer temprano el problema, hacer foco en las buenas prácticas agronómicas, prestar atención al tratamiento de semillas, aplicar un manejo integrado, hacer rotación de cultivos, pensar en los cultivos de servicios y realizar un control químico inteligente.