rodeo de cría

“Todavía sorprende la cantidad de productores ganaderos del país que no estacionan los servicios, y eso es un problema”, comienza diciendo Solana Sommantico– ingeniera agrónoma y periodista de la revista Motivar- en su columna quincenal en Agrolink Radio.

Escuchá la columna completa

Cuando hablamos de servicio estacionado, hablamos de concentrar el entore en un período determinado, permaneciendo los toros y las vacas separados en los restantes meses del año.

El objetivo es sincronizar la oferta y la demanda del sistema de cría. O sea, hacer coincidir la época de mayor producción y mejor calidad del recurso forrajero, con la época de mayores requerimiento nutricionales del rodeo.

En ese sentido, esta herramienta es fundamental para aumentar los índices reproductivos. Una de las ventajas que otorga, es que permite ordenar el rodeo, y consecuentemente estacionar los nacimientos, y por lo tanto vamos a obtener un rodeo mucho más homogéneo.

Este proceso debe ir acompañado de un diagnóstico de preñez mediante tacto rectal, para saber qué vacas se preñaron o no a tiempo, y saber qué hacer con aquellas vacas que no se preñaron.

Lee también: Puntos claves para el éxito en la crianza artificial

El resultado en establecimientos que no estacionan servicios

En un establecimiento donde no se estacionan los servicios, las pariciones son cada 6 o 7 meses, y las vacas y toros están juntos durante todo el año.

Bajo este escenario, nos podemos encontrar- por ejemplo- con: rodeo heterogéneo con gran diferencia entre los terneros cabeza y cola de parición se dificulta monitorear todos los días si es época de parto, también el requerimiento nutricional; los destetes van a ser escalonados; la preñez se va a determinar cunado se vea a simple vista, esto retrasa el proceso de separación de vientres que no quedaron preñados.

En definitiva, estos animales estuvieron aprovechando recursos forrajeros y financieros, que podrían haber sido destinados en otros animales.

El resultado en establecimiento que estacionan servicios

En establecimiento que sí utilizan esta práctica, se va a poder hacer un mejor manejo del requerimiento nutricional, seguimiento de un plan sanitario adecuado; detectar problemas mediante el tacto pre y post servicio; las actividades de los operarios van a estar más concentradas porque el destete y las vacunaciones van a estar más ordenadas.

Se va a poder contar con una estrategia de ventas con aquellas vacas que fueron descartadas. Esto se traduce en menores gastos, menos tiempo operativo, mayores ingresos por mayor porcentaje de preñez y destete, y eficiencia en el uso de insumos.

Lee también: Atención del parto en rodeos de cría: las claves para no afectar la eficiencia productiva y económica en los campos

El servicio

La duración del servicio no debería ser de más de 90 días. También es importante tener en cuenta la distribución de la parición anterior, ya que las vacas que tuvieron terneros cabeza van a tener mayor probabilidad de quedar preñadas más rápidamente, que las vacas de cola.

Además, es fundamental tener en cuenta el estado y nivel nutricional de los vientres, esto es, la condición corporal. Se recomienda una condición corporal entre 4 y 5 previo al servicio y con un balance energético levemente positivo (ganando peso).

En cuanto a los toros en servicio natural, lo ideal es un porcentaje del 3 a 5 del total de vientres a entorar. En los meses previos es muy importante hacer la revisión de los mismos: examen físico, y sanitario.

Para establecer la fecha del servicio, hay que tener en cuneta la disponibilidad del recurso forrajero base. El recurso forrajero, más su calidad nutricional, más el requerimiento de energía metabolizable de la vaca de cría, van a determinar la fecha en la que conviene entorar.