Nueva Zelanda: cosecha récord de manzanas de exportación

Se espera una de las cosechas de manzanas de exportación mas grande de su historia, llegando a 21,5 millones de cajas, por un valor récord de USD 566 millones, anunció el líder de la industria.

El director ejecutivo de pomáceas de Nueva Zelanda, Alan Pollard, dijo que el éxito de la industria de la manzana neozelandesa está rompiendo todos los registros: “Somos el primer sector primario, el más grande de Nueva Zelanda, que responde al reto del Gobierno de duplicar las exportaciones en 2025 y estamos muy por delante de nuestro propio objetivo de convertirla en una industria de USD 1.000 millones en 2022”.

“Nueva Zelanda cultiva las mejores y las más seguras manzanas del mundo, hemos sido clasificados en el N° 1 del ranking internacional durante dos años consecutivos. Hemos construido una industria completamente integrada y que avanza con crecimiento sostenible, innovación, liderazgo y visión estratégica”, dijo Pollard.

“La temporada 2017 será un año de alta cosecha, que junto con el millón de nuevos árboles que entrarán en producción, podría llegar a significar el mayor volumen de cosecha en la historia de Nueva Zelanda”, dijo el Alan Pollard.

En tan sólo cuatro años, la industria neozelandesa de la manzana pasó de producir 16 millones de cajas en 2012 a 19,5 millones de cajas en 2016, con un estimado de 21,5 millones de cajas para 2017.

“La primavera produjo muy buena fruta por el excelente raleo, lo que permitió a los productores optimizar el rendimiento al disponer la fruta de espacio para crecer en tamaño, calidad y color”, señaló Pollard.

El éxito de la industria de la manzana se traduce en beneficios económicos y sociales significativos en las regiones de cultivo de Nelson, Hawke’s Bay, Central Otago, Gisborne, Waikato, Wairarapa y South Canterbury.

“Nuestras manzanas tienen el perfil de seguridad alimentaria más alta de cualquier fruta o verdura, lo que nos ha ganado el acceso exclusivo a ciertos mercados; hemos desarrollado nuestras propias variedades neozelandesas y tenemos un esquema de empleador estacional mundialmente reconocido, que apoya nuestra fuerza de trabajo y garantiza que cosechamos nuestra fruta en su calidad óptima”, agrega Pollard. Se han creado cientos de nuevos puestos de trabajo permanentes y de tiempo parcial para los neozelandeses, además de la inyección de millones de dólares a la economía local que estimula el crecimiento, entregando más oportunidades de negocios. Por ejemplo, la tasa de crecimiento de Hawke’s Bay ha superado a Auckland y Wellington.

El reconocimiento del “esquema de empleador estacional” ha dado a los productores una mayor seguridad en su trabajo para cosechar con una calidad óptima, paso indispensable para el éxito de la industria. Se han desarrollado una mezcla de variedades patentadas en Nueva Zelanda que atraen a los nuevos consumidores de manzana, sobre todo en los mercados en desarrollo como Oriente Medio y Asia. Desde la desregulación de esos mercados, su comercio ha crecido entre 10 y 50%.

La reputación de Nueva Zelanda de ofrecer manzanas y peras exclusivas de forma consistente, segura, de alta calidad y con sostenibilidad, ha creado un valor agregado que asegura que las manzanas de neozelandesas llegan a los más exigentes consumidores, incluso en aquellos países que también cuentan con producción de manzanas.