¿Ola de calor? Argentina camino a un cierre de noviembre muy caliente

El reciente evento de lluvias y tormentas dejó una buena cantidad de milímetros de agua en zonas que siguen necesitadas. Ahora, se inicia un periodo nuevamente seco y con temperaturas muy altas en gran parte del país.

Un feriado de lunes de transición meteorológica se vive en Argentina, entre lo que fue el reciente evento de lluvias y tormentas en gran parte del país, y ya por estas horas la mejora progresiva de las condiciones.

Como en el fin de semana anterior, nuevamente un evento nada despreciable en materia de lluvias vuelve a ser muy bien recibido por distintos sectores aquejados por la sequía actual. En las provincias centrales llovió con variada intensidad, quedando relegados los mayores milimetrajes a La Pampa, Córdoba y oeste de Buenos Aires. En la provincia cordobesa, algunos datos extraoficiales indicaban lluvias de hasta 70 mm en estos días.

Más recientemente, la actividad de mal tiempo se movió con intensidad al norte argentino, donde se desarrollaron fuertes tormentas en el cierre del domingo y primeras horas del feriado. Algunos datos de precipitación destacados hasta las 9 de la mañana fueron Ituzaingó (Corrientes) con 65 mm, Formosa capital con 52 mmTucumán con 50 mm, y Santiago del Estero con 40 mm.

El cierre de este lunes ya transita con muy buen tiempo y cielo despejado en gran parte de la Patagonia y Cuyo, una marcada y progresiva disminución de la nubosidad en las provincias centrales, y un remanente de nubosidad con algunas lluvias todavía en la parte norte del país.

Calor, mucho calor para cerrar noviembre en Argentina

Ahora por delante vendrá una “semana corta” en donde reinará en líneas generales la estabilidad en el país, cesarán los alertas meteorológicos, pero cobrará mucha relevancia el aumento sostenido de temperaturas, empezando a avizorarse un periodo bastante prolongado con marcas relativamente altas para los valores promedios de la época.

En los próximos 7 a 10 días al menos, se proyecta un importante centro de altas presiones en niveles superiores ubicado sobre el centro y norte de Argentina, estabilizando notablemente las condiciones de tiempo y colaborando en el efecto de calentamiento por subsidencia de aire.

Por la Patagonia cruzarán algunas perturbaciones con inestabilidad pasajera, algunas de las cuales podrán llegar a ocasionar cambios temporarios en la dirección del viento sobre la franja central del país. Sin embargo, esto no impedirá en gran medida el ascenso térmico generalizado que se prevé.

¿Qué temperaturas se proyectan, y hasta cuándo?

Las mayores anomalías positivas (cuánto se alejan los valores esperados de los valores normales) están previstas en estos próximos días para el sector oeste del país, en Mendoza, Neuquén y oeste de Río Negro fundamentalmente. En valores absolutos, hablamos de marcas que podrían oscilar los 30 °C para la zona de Bariloche para el cierre de semana hábil, los 36 °C en Neuquén capital, y los 38 °C en Mendoza Capital.

Temperaturas máximas superiores a 35 °C volverán a ser muy frecuentes y extendidas en gran parte de Cuyo y las provincias centrales a partir de mitad de semana. Sectores de San Luis y Córdoba podrán alcanzar registros de 37 °C a 39 °C, en Rosario 35 °C a 37 °C, y en Buenos Aires 34 °C a 36 °C.

Cabe destacar que en el norte argentino el calor también se hará sentir con marcas máximas de 33 °C a 37 °C, aunque siendo estos valores un poco más normales para la época en la región.

Este periodo de altas temperaturas promete extenderse por varios días al menos hasta comienzos de la próxima semana, sin un claro evento de precipitaciones más que algunos chaparrones o tormentas aisladas que puedan formarse dentro de la misma masa de aire favorecidas por el calor.

Fuente: Meteored– por Christian Garavaglia