¿Por qué hoy conviene más comprar un auto con plan de ahorro en vez de al contado?

Durante los primeros meses del año creció el porcentaje de vehículo adquiridos en plan de ahorro. Los sobreprecios de los concesionarios son el principal motivo de esta situación.

La primera parte del año mostró una tendencia bastante importante sobre cómo los argentinos están llegando a un vehículo 0 kilómetro. En los últimos meses, los planes de ahorro para adquirir una unidad aumentaron considerablemente. Dato que llega de acuerdo al informe de la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina.

Escuchá la columna de Ariel Berra en Agrolink Radio

Entre enero y abril de 2021, este método de financiación representó el 52 por ciento de las prendas totales sobre 0 kilómetro. Esa cifra, ahora creció al 54,9 por ciento en los primeros cuatro meses de este año.

Históricamente, los planes de ahorro, fueron un método muy usado por los argentinos para llegar a un vehículo nuevo. Sin embargo, en los últimos años por la constante inflación había mermado un poco la demanda. Ahora esta situación cambió radicalmente y hay un motivo central: los sobreprecios para comprar al contado.

O sea, hoy por hoy quienes quieren comprar un auto nuevo por la vía tradicional se encuentra en los concesionarios con valores que están muy por encima de las listas de precios oficiales de las automotrices. Un vehículo 0 km puede valer al contado hasta un 80 por ciento más en el concesionario sobre el precio de lista.

Esta situación radica también en la falta de stock que hay de autos en los concesionarios, fruto de las trabas a la importación que impuso el Gobierno de la Nación hace un tiempo atrás. Entonces, la oferta y demanda tiene un papel preponderante para que suceda todo esto.

La ventaja más importante de un plan de ahorro es que el auto se compra sí o sí por el precio de lista oficial. No hay sobreprecios, dado que los concesionarios están obligados a respetar el valor oficial del modelo en cuestión. Del otro lado, la primera desventaja del plan de ahorro es que se trata de una herramienta muy sensible al precio. Al estar sumergidos en una economía muy inestable, sin certezas cambiarias y donde el valor de los vehículos se ajusta por encima de los ingresos de la mayoría de los ciudadanos, puede ser un método de riesgo.

Lee también: El Gobierno le pidió plata prestada a las automotrices, ¿qué pasó?

Por la inflación, todos los meses los suscriptores sufren aumentos en las cuotas a la par de la suba en el precio de lista del 0 km elegido. Así, se terminan pagando “dos o tres” autos al final del plan. Ojo, si bien el canon mensual aumenta a la par del precio final del auto nuevo, especialistas lo consideran una buena solución como resguardo del valor. O sea: sube el valor del auto y también la cuota, pero también el del plan ante una posible venta.

Vale aclarar también, que si una persona se inscribe en un plan de ahorro, pero por algún motivo no lo puede seguir pagando, lo puede vender o pedir la devolución del dinero una vez que cierra el círculo si es que no adjudicó. Si ya tiene el auto en sus manos, debe continuar abonando.

Donde sí hay una igualdad entre el plan de ahorro y el pago al contado es en la fecha de entrega de la unidad. En la actualidad, hay que esperar hasta ocho meses (según la marca y el modelo) desde que se ejecuta la compra hasta tener el auto en la cochera.