Probamos uno de los pocos SUV híbridos que hay en el mercado argentino

Dentro de los autos electrificados hay uno que llegó hace muy poco a los concesionarios locales. Se trata de un vehículo que llega acoplado a un nombre histórico. Conocelo.

0
41

Los SUV son moneda frecuente hoy en día para cada una de las terminales. Es un vehículo que por sus prestaciones y dimensiones se puede utilizar en distintas circunstancias de la vida. La oferta aumentó bastante en los últimos meses y las distintas categorías se hicieron extremadamente competitivas. Dentro de los medianos hay un modelo que llegó para pelear: el Toyota Corolla Cross. AgroLink Motor tuvo la posibilidad de probarlo en su alternativa híbrida y esto fue lo que nos pareció.

Escuchá la columna de Ariel Berra en Agrolink Radio

En primera medida hay que decir que está producido en Brasil sobre la misma plataforma que el Corolla Sedán. De él toma varios detalles y, obviamente, ese nombre tan importante para la industria automotriz. Vale destacar que el Corolla Sedán es el vehículo más comercializado en el mundo. Estéticamente no se parecen mucho pero está claro que Toyota hizo una buena estrategia comercial poniéndole este nombre que está tan familiarizado. Lo que si comparte son los nombres de la gama: están las versiones Xli, Xei y SE-G.

La motorización de esta versión testeada, la hibrida, tiene un impulsor naftero 1.8 de 98 caballos, el cual también está asociado a uno eléctrico de 42 CV. Cuando trabajan los dos en conjunto la potencia es de 122 caballos de fuerza. Para aclarar, el motor eléctrico entra en acción en los momentos de mayor demanda, como por ejemplo los arranques (donde se necesita mucha fuerza para mover la masa, además de la contaminación). A su vez al momento de desacelerar y frenar, el motor eléctrico se convierte en generador y en esas situaciones carga la batería.

Más allá de estas especificaciones, esta motorización le da al auto una mecánica suave, sin tironeos a la hora de la salida del vehículo. Además es muy confiable porque hace 20 años, aproximadamente, que la marca trabaja con este tipo de mecánica.

Yendo al consumo, algo bastante importante a la hora de hablar de un vehículo. En ciudad gasta aproximadamente 5,1 litros cada 100 kilómetros. Algo impresionante, casi la mitad de lo que gasta un vehículo naftero. Es lógico que esto suceda, ya que en la vida urbana es donde más actúa la mecánica híbrida. En ruta no funciona tanto el motor ecológico, pero igualmente los números son buenos:  5,5 a 100 kilómetros cada 100 y 7,4 a 130.

Hay que destacar que es un SUV de estilo crossover, que no es para nada un todoterreno. La tracción es simplemente delantera, no hay ninguna alternativa 4×4. Sus principales competidores son el Jeep Compass y el Volkswagen Taos, el cual también tuvimos el gusto de manejarlo hace poco. El primer de ellos sí viene con versiones con tracción integral, no por nada es el líder del segmento hace algunos años.

Yendo al diseño hay que decir que cuenta con unas dimensiones de 4,46 metros de largo, 2,64 de distancia entre ejes, algo que le da un buen espacio interior. Viéndolo de algunos ángulos tiene similitudes a otros vehículos de la marca, pero lo que más se destaca es su voluptuosa parrilla, la cual a algunos les parece interesante y otros no les gusta tanto. A gusto personal es bastante grande y le quita un poco de estética.

En el interior quizás encontramos lo que menos gusta, obviamente, como dijimos anteriormente, en gusto personal. Las terminaciones en plástico duro llaman la atención, sobre todo cuando el Corolla Sedán utiliza otro tipo de elementos más suaves. Acá se nota que Toyota no invirtió tanto del presupuesto. Lo que sí es muy destacable es la butaca del conductor con regulación eléctrica y también el regulador doble del volante. Esto permite que se encuentre rápidamente una posición cómoda de manejo.

El tablero también es destacable, donde se puede ver muy bien todos los detalles y cuenta con varias herramientas de fácil uso. Lo que no tiene es cuenta vuelta, eso está remplazado por una aguja que te muestra en que situación de revoluciones está el auto en el momento, si en la más gastadora o más económica.

Otra cosa que no gustó es la pantalla multimedia. Tiene varias funciones, es práctica, pero por cómo está ubicada y sus dimensiones no termina de convencer del todo. Pareciera a simple vista que la marca se olvidó de ponerla y la terminaron colocando a último momento.

Para los ocupantes traseros está muy buena la Corolla Cross porque tiene destacadas dimensiones para viajar cómodo, además que los asientos se pueden reclinar un poquito para que esa comodidad sea aún mejor, sobre todo en viajes largos. Lo que sí, tiene plaza para cinco personas, pero muy difícilmente entre esa quinta en el medio de los pasajeros traseros ya que es bastante limitada la parte trasera a lo ancho.

La capacidad del baúl es otros datos a subrayar. Cuenta con la posibilidad de trasladar 440 litros. Esto se puede ampliar un poco más rebatiendo los asientos traseros.

A la hora de manejarlo, aerodinámicamente tiene un comportamiento muy bueno. Toyota hizo un gran trabajo en la puesta a punto de las suspensiones. Es ágil, la dirección es rápida, se apoya bien y no te da sensación de inestabilidad en ningún momento.

Y la seguridad, que siempre lo dejamos para el final, pero es lo más importante es otro ítem a destacar. Siempre Toyota trabaja mucho ahí e invierte gran parte del presupuesto. Tiene 7 airbags, gancho isofix para los niños, además de los dispositivos dinámicos como el control de estabilidad. Las ayudas a la conducción también son muy importantes como por ejemplo alerta de colisión con frenado autónomo de emergencia, cámaras en distintos puntos, alerta de trafico cruzado trasero, además de alerta de punto ciego,  mantenimiento de carril y luces led automáticas.

En el conjunto podemos decir que es un auto para tener en cuenta. Todos aquellos interesados se van a encontrar con una mecánica excelente, una seguridad muy destacable y un diseño que quizás deje un poco que desear. Pero en líneas general el Toyota Corolla Cross es un vehículo que llegó para quedarse y dar una dura batalla a sus competidores.