El problema de la quema de pastizales es de vieja data. Durante el fin de semana pasado, las redes sociales ardieron por los focos de incendios en las islas del Delta en la provincia de Entre Ríos, que impactan directamente sobre la ciudad de Rosario, y se volvió a encender la discusión de si es necesaria una ley que prohíba esa actividad.

Agrolink Radio dialogó con Juan Manuel Mediana, ingeniero agrónomo, docente en la Universidad de Ciencias Agrarias del Cuyo y la Universidad Nacional de Rosario, y ex secretario de Agricultura del Ministerio de Producción de la provincia de Santa Fe, quien aseguró que la situación es de “hartazgo”.

“Esto afecta a la ciudad de Rosario, pero también en todo el cordón industrial, y todas las ciudades alrededor del cordón portuario. El fin de semana llegó  a un punto extremo, son dos meses de una situación muy crítica. En Rosario no llovió en los últimos 90 días y eso acelera la sequía“, dice preocupado Medina. 

Según nos contó, este tipo de prácticas afectan a un millón y medio de personas, y no sólo tiene impacto ambiental, en plena pandemia, afecta a la salud, “hubo días que no podíamos respirar”.

Al momento, todavía hay 140 focos activos, “algunos muy concentrados frente a la ciudad de Rosario que son lo que más complicaron el fin de semana”.

Ante esta situación, es fundamental la actuación del Estado Nacional. Es por eso que el miércoles comenzó el operativo con fuerzas federales, de helicópteros hidrantes, para controlar la situación. 

“Era muy necesario el abordaje de Nación, porque cuando hay dos jurisdicciones, es muy difícil resolver la problemática sin la intervención del gobierno nacional”

Si bien, los estados provinciales tiene poder para actuar, el problema concreto es que la mayoría de estos focos no son ilegales. “No están prohibidos, tienen permiso para la quema”.

Lee también: ¿Por qué preocupa la posibilidad de inversiones chinas en el sector porcino argentino?

La quema de humedales y la necesidad de una Ley 

Este tipo de prácticas es muy recurrente, ya que se usan para limpiar de vegetación el terreno y luego sembrar cultivos extensivos como la soja, o implantar pasturas para ganadería, explican especialistas de FAUBA.

Ambientalistas vienen reclamando una Ley de Humedales que proteja estos ecosistemas fundamentales, ya que sirven para regular inundaciones y sequías, poseen una alta biodiversidad y brindan alimentos. Y si bien, hasta el momento no ha habido respuestas favorables, en los últimos días recobró fuerza el proyecto del diputado Nacional por la provincia de Santa Fe, Enrique Estévez. 

El mismo, busca garantizar recursos y herramientas de gestión para proteger a estos ecosistemas, que cubren el 21,5% del territorio argentino.

“En Argentina, se debate la cuestión ambiental, pero hace falta una ley de humedales, y pensar en las consecuencias de quienes no la cumplen”, sostuvo Medina quien está en contacto con Estévez.

En cuanto al proyecto, dijo que cree que es posible que prospere, aunque a los partidos minoritarios (en este caso el socialismo), les cuesta mucho impulsar una ley. “Se trata de una ley participativa, la idea es trabajarla con instituciones ambientales y especialistas”. 

Escuchá la nota completa haciendo click aquí