soja

El avance de cosecha de soja se eleva al 91,4 % de la superficie apta, informando una producción acumulada de 40,7 MTn y un rinde medio de 27,2 qq/Ha, informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Según indicó la entidad, rindes por encima de los esperados sobre la provincia de Córdoba y el Centro-Norte de Santa Fe, permiten elevar en 500 mTn la proyección de producción. La nueva proyección de producción para la campaña 2020/21 se eleva a 43.500.00 Tn.

Por otro lado, la recolección de maíz con destino grano comercial ya se ubica en el 30,9 % del área apta luego de relevar un avance intersemanal de 3,3 puntos porcentuales. La elevada humedad de los granos impide que las labores tomen fluidez.

Los rindes relevados permiten mantener una productividad promedio a nivel nacional de 85
qq/Ha. Frente a este panorama, se mantiene la actual estimación de producción de 46 MTn, 5,5 MTn menos que las recolectadas el ciclo previo (Producción 2019/20: 51,5 MTn).

Lee también: Soja en Entre Ríos: el rinde promedio sería el tercero más bajo de los últimos 20 años

Mientras tanto, la cosecha de sorgo granífero ya cubre el 37,8 % del área apta, luego de relevar un avance interquincenal de 5,5 puntos porcentuales. La cosecha mantiene una demora en comparación a la campaña previa, ya que los productores priorizan la recolección de soja. La proyección de producción a nivel nacional para el ciclo
2020/21 se mantiene en 3,3 MTn.

Finalmente, tras los eventos de lluvias registrados durante el pasado fin de semana, la siembra de trigo registró un progreso intersemanal de 6,6 puntos porcentuales y cubre el 10,1 % de las 6,5 MHa proyectadas, lo que representa una superficie de más de 659 mHa ya sembradas.

Estos registros de precipitaciones han generado excesos hídricos en algunos sectores del centro y sur del área agrícola, por lo que se mantiene una demora interanual de -3,3 pp. Sin embargo, la ausencia de pronósticos de lluvias a mediano plazo favorecerá la recuperación del piso y, consecuentemente, del ritmo de siembra para los próximos días.

Pese a ello, la ausencia de lluvias también podría comprometer las labores de implantación sobre el norte del país, donde la falta de humedad en el perfil podría limitar la incorporación del cultivo