Unidades de negocio

Las unidades de negocio (UN) son una herramienta fundamental que tenemos que manejar para tener una buena gestión económica financiera de nuestro establecimiento agropecuario. Se trata de un concepto clave que no solo sirve para segmentar cada uno de los negocios que tiene nuestra empresa sino que también para analizarlos por separado y saber, fehacientemente, si están siendo rentables o no.

Escuchá la columna de Ezequiel Cruz- Grupo Cencerro- en Agrolink Radio 

Es común ver establecimientos que tienen UN improductivas y pueden estar minando la
rentabilidad de otras que sí son rentables y exitosas y por eso es importante analizarlas. Las unidades de negocio y su análisis sirven justamente para hacer hacer un zoom e identificar dónde están los problemas de cada una de ellas.

Lee también: Rentabilidad: tres pasos de gestión para calcularla correctamente

Para tener un buen manejo de las UN desde Grupo Cencerro te dejamos cuatro pasos a seguir para aplicar en tu negocio:

1° Identificar los negocios que tenemos: Muchas veces la empresa es vista como “un todo” pero para hacer gestión primero debemos independizar cada unidad de negocio para luego poder analizarlas por separado. Ejemplos: Ganadería de Carne (recría animales), Ganadería de Leche, etc.

2° Identificar los gastos que son exclusivos de esa UN: Es el primer paso para empezar a analizar qué tan rentable es cada unidad. Lo primero que tenemos que hacer, entonces, es un mapeo de los gastos que solo existen porque nos dedicamos a esa unidad de negocio en particular.

3° Identificar los ingresos que son exclusivos de esa UN: una vez sabemos qué tanto gastamos, procedemos a hacer el análisis de los ingresos siguiendo la misma metodología de separarlo únicamente por aquellos ingresos que son propios de la unidad de negocio.

4° Distribuimos los gastos indirectos: así como hay gastos propios de cada UN, hay otros gastos que son de todas las unidades de negocio, como por ejemplo, el salario del encargo del establecimiento. Lo que recomendamos en estos casos es prorratear ese gasto según el tamaño de las unidades de negocio y el nivel de facturación que cada una tenga.

Teniendo la segmentación de la empresa por unidades de negocio, estamos listos para analizar la información y sacar conclusiones asumiendo que cada negocio tendrá un impacto distinto en el flujo de caja y necesitará de capital de trabajo. Una de las claves a tener en cuenta es que un productor eficiente es el que potencia las unidades de negocio que generan mayor rentabilidad. También hay otros niveles de análisis de negocio muy importantes como el riesgo, la volatilidad y diversificación, entre otras.

Como ejemplo podemos contar el caso de un productor agropecuario que necesitaba saber en qué unidades enfocarse. Así fue que el análisis de rentabilidad de sus UN mostraba a las claras que le era más conveniente enfocarse en la siembra de determinados cultivos en detrimento de la ganadería.

Si querés saber más sobre cómo identificar o potenciar nuestras unidades de negocio, ingresá a www.grupocencerro.com o mandanos un correo a info@grupocencerro.com