Acidosis ruminal en bovinos

La Acidosis constituye una enfermedad debida a una disfunción ruminal derivada de la ingestión de cantidades excesivas de hidratos de carbono de fácil digestión, especialmente en animales con raciones con un elevado contenido de granos (maíz, sorgo, trigo, cebada, etc).

Escuchá la columna de Solana Sommantico en Agrolink Radio

La degradabilidad ruminal de estos granos depende del concentrado y de la forma de cómo se administre: es rápida para el trigo, la cebada y el maíz húmedo molido, pero lenta para el maíz grano quebrado seco, el sorgo y el maíz entero. 

¿Cómo se desarrolla la enfermedad?

Esta alteración metabólica se debe a la acumulación de compuestos ácidos en diferentes compartimentos orgánicos. Cuando el origen es por exceso de hidratos de carbono de rápida fermentación ruminal, se aumenta la producción de todos los ácidos grasos volátiles, lo que modifica la población bacteriana del rumen exacerbando la condición, al limitar el desarrollo de bacterias celulolíticas, entre otras, produciendo un incremento porcentual de la producción de ácido láctico ruminal.

Lee también: Pietín en ovinos: ¿cómo evitar esta enfermedad que genera grandes pérdidas económicas?

Inicialmente esta condición produce una marcada disminución del consumo de alimento como mecanismo defensivo al exceso de acidez. Si el balance dietético no se corrige, la condición perdura en el tiempo produciendo lesiones ruminales y la absorción excesiva de ácidos volátiles que inducen acidosis metabólica con aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos, a la migración de bacterias pudiendo inducir problemas septicémicos cuyas secuelas más conocidas son los abscesos hepáticos.

Entre el inicio de la situación y la manifestación clínica pueden pasar sólo 12 o 24 horas, sin embargo dependiendo de la magnitud del problema pueden manifestarse otros síntomas como las inflamaciones podales (laminitis), timpanismo, diarrea con fuerte olor y reacción ácida. Lo antes que se corrija la inducción de la acidosis, más fácil es su corrección y la recuperación de los animales.

¿Cuáles son los síntomas?

 Hay dos presentaciones, de las cuales la aguda es la que mayormente observamos en la región:

• Acidosis clínica: diarrea de color grisácea y de olor picante, deshidratación, ojos hundidos, pelo erizado y piel seca, cólicos abdominales acompañados por gemidos, respiración lenta, decaimiento, ataxia, decúbito y muerte. En animales con laminitis hay cojera, el animal camina como pisando huevos por el dolor. Es común observar síntomas nerviosos de distinta magnitud o animales echados sin poder levantarse como consecuencia de las lesiones de poliencefalomalacia (PEM). En casos subagudos pueden registrarse muertes súbitas sin sintomatología previa.

• Acidosis subclínicas: no se observan signos clínicos pero hay menor consumo de alimento y menor performance. Difícil de detectar en lotes grandes. En estos casos hay que utilizar la balanza como herramienta de diagnóstico.

Lee también: Manejo de residuos en el tambo

¿En qué consiste el tratamiento?

En el lote afectado: ajustar la ración en tiempo y forma, utilizar antiácido ruminal y elevar el suministro de fibra larga. Estos ajustes resuelven el problema en 3 a 4 días. En general el ganado se recupera por si solo de la acidosis subaguda, y si la causa que la provoca es superada o deja de actuar, no precisa tratamiento médico.

En animales muy afectados: el tratamiento terapéutico consiste en hacer una ruminotomía seguida del vaciamiento ruminal para eliminar el contenido del sector gástrico anterior o utilizar un antiácido ruminal de sales con efectos buffer, que moderan la acidez ruminal, logrando que el rumen mantenga su función normal con un pH superior a 6. L

¿Cómo prevenir?

Tener en cuenta las siguientes normas de manejo:

  • Utilizar programas de PC para equilibrar dietas.
  • Respetar período de adaptación de concentrados de 21-28 días.
  • Incluir al menos un 10 % de fibra.
  • Administrar dietas completas mezcladas. No proporcionar el grano separado del heno.
  • Respetar el período de adaptación de 21 a 28 días para dietas de terminación con alto contenido de concentrados.
  • Mantener horarios distribución y comederos siempre con ración.
  • Leer los comederos. El comedero debe contener una pequeña cantidad de alimento como regla práctica.
  • Respetar frente de comederos (animales dominantes-tímidos).
  • Tener cuidado con los ionóforos aumentan la eficacia de digestión.