Argentina avanza sobre la Ley “Alcohol Cero” al volante

Hace pocos días se comenzó a debatir en la cámara baja la posibilidad de que esta restricción empiece a regir en todo el país. Ya hay varias provincias que lo dictaminaron.

En varias ciudades del país aún rige el permiso de poder circular en vehículo con un porcentaje de 0,5 de alcohol en sangre para autos y/o 0,2 en motos. Sin embargo, varias provincias y algunas ciudades ya dictaminaron que no haya ningún tipo de tolerancia. Esta misma línea es la que se quiere llevar a cabo en todo el país y por eso durante los últimos días ya se comenzó a debatir en la cámara baja del Congreso el proyecto de Ley de “Alcohol 0 al volante”.

Escuchá la columna de Ariel Berra en Agrolink Radio

El objetivo principal de esta ley, lógicamente, es prohibir a los conductores de todo tipo de vehículos con motor, circular con cualquier concentración de alcohol en sangre superior a cero. Hoy por hoy, sólo en Córdoba, Salta, Tucumán, Entre Ríos, Jujuy, Río Negro, Santa Cruz y algunas ciudades como Santa Fe, Rosario y Mar del Plata hay que circular sí o sí con 0% de alcohol en sangre.

Desde la ANSV explican que el alcohol en sangre “produce una depresión del sistema nervioso central, lo que deteriora la función psicomotora, la percepción sensorial (vista y oído) y modifica el comportamiento del individuo”. A su vez, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi) realizó una serie de pruebas y concluyó que “incluso por debajo del límite legal se producen alteraciones de consideración, tanto en la precisión de las maniobras como en los tiempos de reacción”.

Según algunos datos recabados, el alcohol se hace presente en 1 de cada tres conductores hospitalizados. Además, hace un tiempo se llevó a cabo un estudio que arrojó como resultado que el 70%de los conductores que tuvieron un siniestro vial y, fueron analizados, tenían entre 0.1 y 0.4 gramos de alcohol en sangre.

Lee también: Argentina ya empezó a transitar el camino de la electromovilidad

También por lo que se pudo saber, el proyecto de ley de Alcohol Cero, que ya está siendo analizada en el Congreso, propone una pena de entre dos y cuatro años de prisión para los conductores que provoquen lesiones a terceros en un siniestro vial y el test de alcoholemia posterior arroje un resultado positivo.

En ese caso, si el proyecto se aprueba, el conductor quedará inhabilitado para ponerse al volante de cualquier tipo de vehículo por el doble de tiempo de la condena a prisión. Esto significa que, por ejemplo, una persona castigada con dos años de prisión no podrá manejar por cuatro años.

Esta ley fue presentada en abril de este año pero ahora recién se le está dando la verdadera importancia al caso. Según se pudo saber la posibilidad de que se apruebe es muy alta y en los próximos meses ya podría recibir media sanción. De lograrse sería una hecho que marcaría “un antes y un después en materia de leyes viales”, aseguraron desde la Agencia de Seguridad Vial.