soja

Como ya es una costumbre, la coyuntura es incierta y cambiante y se hace difícil proyectar ante tanta incertidumbre. Sin embargo, el análisis de la información puede ser un insumo clave a la hora de planificar la campaña y “pilotear la nave” ante una tormenta.

Sumando los aportes de todas las partes de nuestro establecimiento, podemos armar las bases de nuestra campaña. Tal es el caso de un productor agrícola de la provincia de Buenos Aires, que llevó a cabo una buena práctica que vale la pena considerar para el armado de nuestro negocio.

Escuchá la columna de Ezequiel Cruz- Grupo Cencerro- en Agrolink Radio

Lee también: Cosecha de gruesa: las claves de gestión que necesitás para este momento crucial del año

El caso

Un productor agrícola del sudeste de la provincia de Buenos Aires está por armar su campaña 21-22. Ante las incertidumbres del año sabía que era importante contar con toda la información interna para considerarla a la hora de tomar decisiones. Fue así que decidió
conformar una mesa chica multisectorial compuesta por el gerente de administración, Grupo Cencerro -en la parte de gestión económica financiera-, el ingeniero Agrónomo y veterinario -en la parte técnica- y el socio mayoritario sumaron sus diferentes perspectivas.

Sobre esa información que tenía cada integrante se armó el planteo agrícola y perspectivas para esta campaña 21/22.

Información relevante:

Entre la información que se cotejó, estuvo el repaso de los precios de la campaña anterior y la diferencia significativa con las de esta campaña. El análisis mostró que el escenario sigue siendo bueno para las primeras cotizaciones de la cosecha nueva. Sin embargo, todavía es temprano y queda por delante el “mercado climático”. Se observó trigo y cebada en valores de USD 190-200, soja en 305, maíz 165-170 y girasol 350. De aquí surgió la reflexión de que más allá de las especulaciones o expectativas que tengamos sobre el mercado, siempre se recomienda hacer algunas ventas mirando el margen bruto, y capturar rentabilidad.

Otro de los puntos de análisis fue el aumento considerable de los costos.  Por citar algunos:

● Arrendamientos: en quintales de soja, subió entre el 10 y 20 por ciento según la zona.
● Glifosato: 10-15%.
● Fertilizante Nitrogenado: 35-40%.
● Fertilizante Fosforado: 70-80%.

Los mejores escenarios

Asumiendo que hablamos de un productor del sudeste de la provincia de Buenos Aires, cuyo costo de la tierra ronda los 12 QQ Soja y un paquete tecnológico de alta producción a 250 kms de puerto, se analizaron tres variables que nos permitieron tomar la mejor decisión: margen bruto (MB), rentabilidad y rinde de indiferencia.

Contemplamos el tándem Trigo-Soja 2da y le asignamos la mitad del costo de arrendamiento a cada cultivo.

Como se puede ver en el cuadro, los escenarios más favorables para margen bruto fueron soja 1ra, trigo+soja 2da, maíz y finalmente Girasol.

El ranking quedó igual en cuanto a rentabilidad proyectada, otro aspecto importante a analizar ya que nos permite saber cuántos dólares de retorno genera cada cultivo por dólar invertido. Es importante aclarar que en planteos más defensivos el cultivo con mayor MB no siempre es el más rentable.

En cuanto a rinde estimado y rinde de indiferencia, cabe aclarar que es un análisis que resulta muy intuitivo comparar, ya que nos sirve para entender cuán alta o baja es, productivamente, nuestra estructura de costos.

Lee también: Unidades de negocio: cuatro pasos de gestión para hacer un correcto análisis

Conclusiones

Más allá de las decisiones que se tomaron desde la mesa chica, el ejercicio permitió identificar que, como en otras ocasiones, estamos frente a una campaña desafiante. Si bien los precios juegan a favor por ahora, parte del margen de la 20-21 fue recortado por la suba de insumos y la competencia feroz del mercado de alquileres.

Una segunda conclusión a la que se llegó fue remarcar la importancia para los productores de commodities que tiene reducir al máximo los costos por unidad producida y tomar los mejores precios posibles. Para eso será importante plantear estrategias de compra con anticipación y proyectar el flujo de caja ante diversos escenarios.

El objetivo de un presupuesto no es adivinar el futuro: es entender cómo puede impactar en nuestro establecimiento la combinación de determinados escenarios para poder prever planes de acción en consecuencia. Eso es parte de lo que hacemos desde Grupo Cencerro con la premisa de transformar a productores en gerentes agropecuarios.

Para saber más de lo que hacemos, podés ingresar en www.grupocencerro.com o o mandanos un correo a info@grupocencerro.com