Buenos Aires: entregaron los primeros certificados de Buenas Prácticas Agrícolas

Tres empresas familiares de las localidades de Chacabuco y Chivilcoy recibieron el acta por parte del ministro Javier Rodríguez.

0
13
Buenas Prácticas Agrícolas

El Ministerio de Desarrollo Agrario conducido por Javier Rodríguez entregó los primeros certificados del programa Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) de la provincia de Buenos Aires a establecimientos de las localidades de Chacabuco y Chivilcoy.

Los certificados fueron otorgados a tres establecimientos pertenecientes a la empresa familiar El Progreso, uno de los cuales funciona dentro del establecimiento «La Dormilona», donde se llevó a cabo la entrega.

Además, se entregaron otros dos certificados BPA a la productora María Teresa, del establecimiento La Colonia, y a la compañía Marite SA, que funciona dentro del establecimiento Santa María, ambos ubicados en la localidad de Rawson, partido de Chacabuco. Allí, la principal actividad agrícola es el cultivo de soja, trigo, maíz y girasol.

Lee también: Las propuestas de los candidatos a diputados sobre el campo: ¿Subir o bajar las retenciones?

buenas prácticas agrícolas

De qué trata el programa de Buenas Prácticas Agrícolas

El programa de Buenas Prácticas Agrícolas – Suelos Bonaerenses busca que los campos de cultivos extensivos puedan realizar un manejo productivo que mejore y conserve los suelos.

Para formar parte del programa es necesaria la presentación de un análisis de suelos, cuyo costo será asumido por el Ministerio (hasta cuatro por postulante) y el diseño de un plan de manejo trienal que contemple una rotación de cultivos, un plan de trabajo tendiente a reducir el uso de agroquímicos y prevea la erosión hídrica y/o eólica, para lo que se podrá usar cultivos de cobertura.

Lee también:  Verifican más de 17 toneladas de carne caprina para exportar a Sri Lanka

«La Dormilona»

Este establecimiento cuenta con 439 hectáreas, dedicadas en un 15% a la cría de ganado, mientras que el resto de la superficie está destinada al cultivo de soja no transgénica, maíz colorado con destino a alimentación animal y humana para la fabricación de polenta y harina, trigo pan y cebada forrajera.

Allí funciona además un proyecto de finca hortícola de producción orgánica. Actualmente, estos cultivos se realizan a través de siembra directa con rotación del cultivo al 33%. En ese marco, el establecimiento «La Dormilona» presentó análisis correspondientes a dos lotes seleccionados para el plan de rotaciones y se determinó que los niveles de materia orgánica eran favorables para el mismo.

Por otro lado, también se presentaron lotes con pasturas y rotaciones con avena/vicia, dado que la incorporación de leguminosas al planteo de rotación favorece la fijación de nitrógeno atmosférico y mejora la fertilidad del suelo.