Los primeros seis meses del 2021 se vieron afectados por la pandemia, desde la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (CAIR) indicaron cómo lo atravesó el mercado de inmuebles en el sector agropecuario.

Desde CAIR asintieron que «la economía del país no logró recuperarse y seguimos conviviendo con altos índices de inflación» aunque el regreso progresivo a la «normalidad para circular» les permitió retomar la recorrida de campo favoreciendo al inicio de nuevos negocios. 

Lee también: Finalmente, Angus compró las tres hectáreas del Mercado Agroganadero de Cañuelas

«El mercado cambiario continuó totalmente intervenido y con importantes restricciones para operar en plaza, con brechas significativas y crecientes entre las diferentes cotizaciones del dólar que para la actividad ganadera afectó la intervención en las exportaciones quitando interés en la inversión y reinversión en el sector», indicaron desde el CAIR.

Por el lado del mercado inmobiliario rural luego de la baja durante el 2020, según la entidad, el valor de los campos tendió a una estabilidad firme en aquellos de aptitud agrícola y el incremento del precio de los commodities. Durante el primer semestre creció el número de inversores comparando con lo que sucedió el semestre anterior. La demanda estuvo mayormente concentrada en campos agrícolas, en el rango de inversión de hasta u$s 3.000.000, sin embargo, los campos ganaderos fueron en descenso.

Lee también: La campaña fina 21/22 tendrá una siembra récord de 8.25 millones de hectáreas

En el sector de alquiler de estos inmuebles, los campos agrícolas en general se alquilaron rápidamente, con un incremento del pago en producto por encima del 10 por ciento respecto de la campaña anterior. En tanto, los ganaderos tuvieron demanda en la región pampeana, y San Luis. En el resto del país, se mantuvieron los valores del 2020, con una solicitud menor.

«El incremento del precio de granos y carne repercutió en un aumento de inversores en la actividad, que provocó alta demanda de campos para alquilar, mejorando las condiciones para el propietario. El cierre en las exportaciones de carnes aún no ha afectado en forma directa el valor de los campos ganaderos», concluyeron.