La demanda de alimentos orgánicos viene creciendo a nivel mundial, Argentina es uno de los países con mayor potencial en el sector, tal es así, que en el año 2020 aumentó la producción de alimentos orgánicos en un 20 por ciento.

Agrolink Radio dialogó con Silvina Talamoni, asesora senior del departamento de Economía Industrial del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), encargada de llevar adelante un estudio donde se analizó el comercio interior y exterior de los cultivos orgánicos.

Escuchá la nota completa:

«En el 2020 se produjeron aproximadamente unas 132 mil toneladas de productos orgánicos. El informe se elaboró sumando las exportaciones informadas por el SENASA. Dentro de ellas, están incluidos los productos con normativa argentina, los cuales deben tener certificación y ser fiscalizadas por la entidad», indicó Talamoni.  Actualmente existen dos tipos de normativas para los productos orgánicos: la normativa argentina marcada por el SENASA y la normativa National Organic Program (NOP) que rige para aquellos productos que quieran ingresar a los Estados Unidos.

Lee también: Argentina podría llegar a un récord de siembras en la campaña 2021/22

Por otra parte, según el SENASA, en Argentina hay registrados 1759 operadores orgánicos de los cuales 1990 son primarios, 444 son elaboradores y 125 se dedican a la comercialización. Dentro del informe llevado a cabo por Talamoni se especifica el porcentaje de operadores del sector distribuidos por regiones del país: Cuyo es donde se concentra el 30%, seguido de la región Pampeana con un 28 operadores, Centro y Patagonia con 12 , el NOA cuenta con 10 y el NEA con ocho operadores.

En Argentina, el 82 por ciento de los que integran la cadena de producción de alimentos orgánicos se dedican al procesamiento, mientras que el 18 restante se avoca al acopio, acondicionamiento, secado, fraccionamiento y empaque. Aún así, la elaboración de productos orgánicos todavía conlleva poca transformación de la materia prima. «El gran desafío es producir alimentos que requieran de una mayor transformación de la materia prima. Por ejemplo, nosotros exportamos cereales, pero importamos la barrita de cereal», explicó Silvina.

«Argentina se ubica en segundo lugar en extensión territorial detrás de Australia en producción orgánica, aunque el 95% se dedica a la producción ganadera con lo cual el 5% restante se dedica a los productos agrícolas dentro de las distintas cadenas», aseveró. La mayoría de los establecimientos se dedican a la actividad frutihortícola, a la elaboración de derivados de cereales, oleaginosas y legumbres, y a la vitivinicultura. Luego, aparecen las actividades apícola, olivícola, yerbatera, el azúcar, las carnes y afines, el té y los lácteos.

Lee también: Desesperado pedido de un bananero: perdió todo por las heladas y ahora busca ayuda del Gobierno

Además, la experta comentó que se encuentra en tratativas un proyecto de ley para la producción orgánica, para sumar a la Comisión Asesora para la Producción Orgánica, creada a partir de la ley 25.127, de producción ecológica, biológica u orgánica.

«Existe un proyecto de ley de promoción de la producción orgánica presentada en el Congreso y contiene beneficios fiscales y la creación de un fondo para que puedan desarrollarse nuevas búsquedas de mercados, investigaciones, entre otras cosas para fomentar la producción», concluyó.

Exportaciones de los productos orgánicos

El 80 por ciento de los comercializadores registrados vende al exterior. Los principales destinos de los productos orgánicos industrializados en 2020 fueron la Unión Europea (incluido el Reino Unido), Estados Unidos y Japón. 

Los productos orgánicos industrializados de origen vegetal han ganado participación en las exportaciones durante los últimos 10 años y representaron el 98 por ciento de las ventas al exterior en 2020. Los 10 productos orgánicos industrializados que más se exportaron en 2020 fueron el azúcar de caña, vino, puré de pera, jugo concentrado de manzana, puré de manzana, jugo concentrado de limón, mosto concentrado de uva, pulpa de pera, pasas de uva y jugo concentrado de pera.

Accedé al informe completo acá